• Sin embargo, advierte al Gobierno contra la posibilidad de crear un mega-banco público con permanencia en el tiempo.
  • Santander, BBVA y Caixabank consideran que eso sería competencia desleal.
  • El dilema: el Gobierno Rajoy "no dejará caer" a ningún banco.
  • Y Rubalcaba a lo suyo: utilizar a Rato contra el PP. Al parecer, se ha olvidado de la CAM.

La banca española se está convirtiendo en un teatro de variedades muy divertido. Por de pronto, y tras tomar el control de Bankia, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha recibido el parabién, nada menos que de Emilio Botín, presidente del Santander (en la imagen). El mismo que, no hace mucho tiempo, alababa a Rodrigo Rato y se cuidaba mucho de cualquier crítica hacia Bankia. Cosas veredes, Sancho.

Pero no nos engañemos, don Emilio, al igual que el presidente del BBVA, Francisco González -quien se ha aprovechado del dinero público en el caso Unnim y el resto de grandes banqueros, no quieren que Bankia, junto a Catalunya Caixa y Novacaixa Galicia- forje un mega-banco público permanente. De eso nada. Banco público temporal. En eso coinciden con el propio presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, cuyo objetivo es sanear Bankia y luego fusionarlo con el BBVA, para quedarse como presidente de la entidad resultante. En definitiva, un banco público 'transitorio'.

Al mismo tiempo, la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, insistía en no dejar caer ningún banco. Craso error, porque ahora hay cola para pedir fondos públicos.

Y el líder socialista, Rubalcaba, a lo suyo. De repente, los socialistas se han convertido en los grandes defensores del dinero público, con objetivo en Bankia y en Rodrigo Rato, al que saben  icono del Partido Popular y al que quieren llevar a todas las comisiones de investigación posibles para que sea laminado. Fusilar a Rato es fusilar a Rajoy, aunque ambos sean ahora enemigos casi irreconciliables.

Precisamente el PSOE, quien salvó la CAM con dinero público -así como otras entidades-, una CAM que nos va a salir mucho más cara que cualquier otra entidad, mucho más cara que Bankia, unas siete veces mayor.

¿A que es divertido?

Eulogio López

[email protected]