Dispararon indiscriminadamente, lanzando granadas y explosivos contra las casas e incendiando iglesiasLa secta yihadista Boko Haram sigue haciendo en Nigeria lo que más le gusta, matar cristianos. Este lunes, al menos 38 personas murieron en un ataque a una aldea al noreste del país, la aldea agrícola cristiana de Dille, en el distrito de Askira Uba, a 200 kilómetros de la capital regional, Maiduguri.

Decenas de hombres armados llegaron al poblado en vehículos todoterreno y motocicletas, procedentes de la selva cercana de Sambisa donde los insurgentes tienen campamentos, y dispararon indiscriminadamente, lanzando granadas y explosivos contra las casas. Toda la aldea resultó incendiada, incluidas tres iglesias.

A todo ello se añade que, posteriormente, los pobladores que huían de este ataque fueron bombardeados por un avión militar, cuya tripulación los confundió con insurgentes.

Esto tuvo lugar tras una incursión anterior en la aldea Buttuku, en el vecino estado de Adamawa, dijo Michael Umaru Jar, un residente de Dille. "Perdimos en total 38 personas en ataques de Boko Haram y por los bombardeos de un avión militar contra residentes inocentes que huían de la aldea", explicó Jar.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]