La multinacional alemana Bayer es el instrumento más eficaz de la contracepción en el mundo. Y no olvidemos que todos los anticonceptivos que se venden hoy en Occidente son, o pueden ser, abortivos, pues actúan antes y después de la fecundación. Especialmente desde que se hizo con Schering, fabricante de la Píldora del Día Después (PDD), Postinor, uno de los instrumentos más homicidas y degradantes inventados por el hombre.

Tanto dinero acumula esta repugnante multinacional farmacéutica con sus productos antivida -verdaderas minas antipersonas- que incluso convoca cada año un premio periodístico, que ya va a por su décimo cuarta edición, con el honroso título Anticoncepción y salud reproductiva. Ya lo saben: si control de la natalidad significa antinatalidad sin control alguno, salud reproductiva significa no reproducción sin otra salud que la del cementerio.

Insisto: la solución frente a los matarifes es simple: no consumir productos Bayer. Consejo especialmente destinado a médicos y farmacéuticos que crean en la vida. De otra forma, estarán colaborando con el matadero.

Eulogio López

[email protected]