• Los sindicatos, contentos con la decisión, piden algo bastante lógico a Coca-Cola Iberian Partners (CCIP): readmisión de trabajadores y pago de salarios. 
  • Mientras, la embotelladora única española tiene cinco días para decir si reincorpora a los despedidos y un mes para abonar sueldos y atrasos (incluidos los meses de huelga).
  • Sol Daurella parece que temía el auto, pues el jueves salió del Consejo del Banco Sabadell para dedicar todo su esfuerzo a la embotelladora que preside.
  • Sebastián Serena (FITAG UGT) señala a Hispanidad que están dispuestos a dialogar sobre la reestructuración, pero apuestan por un "plan industrial que garantice el empleo actual y el futuro".
  • Paralelamente, la marca de refrescos quiere mejorar su información en España: nombra a la periodista Leticia Iglesias, nueva directora de comunicación.

Parece que, por fin, el conflicto protagonizado por la embotelladora única española, Coca-Cola Iberian Partners (CCIP) se aproxima a sus últimos momentos. Y es que este viernes, mucho antes de lo previsto el pasado lunes, la compañía ha recibido una segunda bofetada por parte de la Audiencia Nacional (AN), que ya declaró su ERE con beneficios nulo el pasado 12 de junio.

Concretamente, en su auto, la Sala de lo social admite las solicitudes, planteadas por Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de los Trabajadores (UGT), y autoriza la ejecución provisional de la sentencia de junio. Aunque no podemos olvidar que a CCIP no le gustó nada la decisión que tomó la Audiencia hace unos cinco meses e interpuso un recurso de casación ante el Tribunal Supremo (TS), que está en trámite y puede alargar el conflicto. Por lo que se puede decir que los sindicatos han ganado una batalla afortunadamente, pero no la guerra, de momento.

Es de destacar que tanto CCOO como UGT y la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) están muy contentos y valoran positivamente la decisión de la Audiencia Nacional. Pero además reclaman que la embotelladora readmita a los trabajadores y pague los salarios (incluidos los intereses). Mientras, la Sala de lo social ha dado a la compañía cinco días para que diga si reincorpora a los despedidos y un mes para que les abone sus sueldos y atrasos (incluidos los dos meses de huelga). 

Parece que la presidenta de CCIP, Sol Daurella, se temía el auto, pues el jueves salió del Consejo de Administración del Banco Sabadell, según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La poderosa empresaria catalana pertenecía a este órgano en calidad de independiente desde 2009 y ha dicho que su salida se debe a que el momento profesional y empresarial en el que está "es muy diferente al que tenía cuando me incorporé" y debe dedicar todo su esfuerzo a los proyectos de la embotelladora que preside. Más bien diríamos que a solucionar el tremendo conflicto que sin ton ni son y sin razón alguna se buscó al plantear un ERE con beneficios, que afectó a 1.190 empleados. Ni siquiera el mediador al que se confío (el ex ministro Manuel Pimentel) amainó las aguas.

Por su parte, Sebastián Serena, secretario del sector de Alimentación, Bebidas y Tabaco de la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios de la Unión General de Trabajadores (FITAG UGT) ha señalado a Hispanidad que están satisfechos con el fallo, que les da de nuevo la razón "en cuanto a la ilegalidad del proceso", tal y como dice el comunicado de su sindicato, y esperan "volver a la normalidad". Serena también denuncia que la empresa "lleva mes y pico en silencio absoluto, pero debe acatar la resolución" y añade que en FITAG UGT están dispuestos a dialogar sobre la reestructuración, pero apuestan por un "plan industrial que garantice el empleo actual y el futuro".

Paralelamente, la marca de refrescos quiere mejorar su información en España y no nos extraña nada, dado el mensaje de su último anuncio, donde presume de ser "desde siempre, mucho más que un refresco". Claro que es mucho más, es una empresa que ha hecho un ERE con beneficios en una de sus mejores franquicias internacionales y eso no es digno de elogio, a pesar del 'tour' mediático que protagonizó Marcos de Quinto, anterior presidente de la División Ibérica de la multinacional estadounidense y que fue premiado con un ascenso a responsable mundial de marketing. Pero no sólo eso, también es muy aficionada al oligopolio y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) se niega a investigarla. Pues bien, para dicha mejora, Coca-Cola ha nombrado a la periodista Leticia Iglesias nueva directora de Comunicación, quien cuenta con una larga trayectoria profesional, por ejemplo, trabajó en CNN y presentaba el informativo matinal de Telecinco desde 2011.

Cristina Martín

[email protected]