El principal objetivo es conseguir mayor eficiencia en la gestión

La privatización de algunas torres de control tras anunciarse la liberalización de AENA generó cierta confusión en el sector. ¿Se trataba de privatizar solo algunas torres o realmente ese era el primer paso para poner en manos privadas la gestión de la navegación aérea?

Este martes, el ministro de Fomento, José Blanco, ratificaba la intención del Gobierno de da entrada al capital privado en el 49% y permitir la gestión de AENA. Blanco matizó que el requisito para la liberalización era conseguir mayor eficiencia porque en nuestro país hemos acometido liberalizaciones que no trajeron más eficiencia.

Por el momento, el ministerio está dialogando con las comunidades autónomas, pero la intención de seguir sacando a concurso los aeropuertos es clara. Mientras tanto, Fomento estudia si la privatización debe producirse mediante salida a bolsa o a través de una negociación privada.

El ministro recordó que ya hay algunas empresas homologadas para acceder al concurso de las torres de control. En efecto, Indra, ACS, Saerco y Gesnaer ya cumplen los requisitos, pero la gran lucha es la que librarán FCC y Ferrovial tanto por el control de las torres como por la gestión de AENA.

La otra duda que queda en el aire es qué ocurrirá con la deuda de 12.000 millones de AENA. Como dice Blanco, se trata de lograr mayor eficiencia, sí, pero la acumulación de la ineficiencia pasada continúa presente y los aspirantes deberían saber si la deuda va en el paquete por el que concursan.

Mariano Tomás

[email protected]