El ministro de Fomento busca quien le ha "calumniado gravemente" en el 'Caso Campeón'

 

El ministro de Fomento, José Blanco, ha sido preguntado hoy en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros por su presunta implicación en el caso 'Campeón', por el cual un empresario gallego le ha acusado ante la juez de haber cobrado comisiones.

"En este tema hay que distinguir los hechos ciertos: el Gobierno no ha concedido una sola ayuda a la empresa de esa persona. Luego están las falsedades: las presuntas declaraciones de un presunto delincuente encarcelado por falsedad y fraude y luego lo niega. Estoy dando los pasos para que se sepan las fuentes de esas difamaciones y ejercer las acciones civiles y penales sobre quien me ha calumniado gravemente", ha dicho Blanco.

También ha respondido a por qué no ha comparecido ante la Diputación Permanente del Congreso para dar allí explicaciones: "El Parlamento tomó una decisión en base a los antecedentes que había. Nunca se convocó a la Diputación Permanente ni siquiera cuando se mandaron las tropas a Irak, ni con el 11-M, que me parece una fecha muy significativa".

Y luego, la pregunta del millón: que ahora está recibiendo su propia medicina, es decir, la doctrina preventiva según la cual un político debe dimitir por el solo hecho de haber aparecido en prensa como corrupto, sin haberse demostrado las informaciones. Le ha respondido al periodista: "Sabe que soy creyente, el examen de conciencia lo hago todos los días pero no tengo nada de lo que arrepentirme".

Todo un crack, don José. Debe ser el único creyente que no tiene nada de lo que arrepentirse. Su proceso de beatificación está en marcha. Pero antes, debería dimitir, porque él también lo exigía antes a otros en circunstancias similares...

José Ángel Gutiérrez

[email protected]