El mayor problema es la liquidez, pues tendrá que refinanciar el 40% de sus emisiones

 

Rodrigo Rato, presidente del BFA, tiene tarea pendiente. Los resultados del Banco Financiero y de Ahorro, los resultados de Caja Madrid y los de la propia Bancaja. Eso sí, ha conseguido un Core Capital del 7%, que aún tendrá que aumentar para cumplir las absurdas exigencias del Gobierno Zapatero. En cualquier caso, el principal reto del ex vicepresidente económico será  la liquidez. Caja Madrid tendrá que renovar el 40% de sus recursos propios y reconoce que tendrá que conseguir en el mercado 20.000 millones de euros, una cantidad escalofriante.

El BFA presenta problemas de liquidez: 77% de depósitos sobre créditos y una solvencia escasa para lo que se le viene encima. Además, durantes este año y el que viene le vence mucha deuda: el 38% de la en circulación.  De hecho, aseguran que tienen una capacidad de emisión de casi 21.000 millones de euros para cubrir sus necesidades, pero la capacidad hay que demostrarla emitiendo. Colocar 21.000 millones  no es fácil y dado que el Estado tiene vencimientos por 190.000 millones este año, está claro que el coste del pasivo les va a subir muchísimo, lo que deteriorará su margen financiero.

La tasa de morosidad del banco se situó en el 6,34%, con una tasa de cobertura del 61,1%. La mora de Caja Madrid fue del 5,44%, que se mantiene desde el 5,43% del año anterior. El margen bruto fue de 6.049 millones de euros y el resultado atribuido al grupo es de 440 millones de euros.

Mientras, Bancaja reduce su beneficio un 35,6% respecto al año precedente.

Mariano Tomás

[email protected]