• El Papa pide a Raúl Castro que el Viernes Santo sea festivo.    
  • Se baraja que el Pontífice se reúna con Fidel.
  • Por otro lado, el historiador Ignacio Uría afirma que el Santo Padre quiere para Cuba una tercera vía entre capitalismo y comunismo.
Tal y como puede verse en este vídeo, el presidente-dictador de Cuba, Raúl Castro, ha recibido en La Habana al Papa Benedicto XVI, durante la segunda jornada de su visita apostólica a Cuba que finalizará hoy miércoles. El encuentro entre el pontífice y el mandatario cubano tuvo lugar en el Palacio de la Revolución, donde el Papa fue saludado por miembros del Consejo de Estado y del Gobierno cubano.



Según la información de Reuters, el Santo Padre y Castro charlaron durante unos 45 minutos en una reunión de la que no trascendieron muchos detalles. Sin embargo, el portavoz del Papa dijo a los periodistas que Benedicto XVI le solicitó a Castro restablecer el Viernes Santo como festivo nacional, en un gesto similar al que hizo su hermano Fidel al fallecido Juan Pablo II cuando reinstauró la Navidad antes de su histórica visita en 1998.



Por su parte, el ex presidente cubano Fidel Castro anunció a través de una reflexión publicada en la página web del diario 'Cubadebate' que hoy saludará "gustosamente" al Papa, tal y como se había especulado. Así pues, tal y como hizo su predecesor, el beato Juan Pablo II, Benedicto XVI también se reunirá con el sanguinario dictador. Algunos han especulado con la posibilidad de que Fidel le pida al Papa que levante la excomunión y volver al seno de la Iglesia. Pero la hija de Fidel, Alina Fernández, lo ve altamente improbable, tal y como recoge Aciprensa.



Este miércoles, 28 de marzo, última jornada de la visita papal, el Santo Padre celebrará una misa en la Plaza de la Revolución de La Habana para cerrar su viaje de tres días por la isla, en el que ha abogado por dotar a la Iglesia de un mayor papel en la construcción de una sociedad "abierta y más justa". "He confiado a la Madre de Dios el futuro de su Patria, avanzando por caminos de renovación y esperanza, para el mayor bien de todos los cubanos", dijo el Papa en el santuario de El Cobre, donde rezó ante la imagen de la Virgen de la Caridad, patrona nacional, para celebrar el cuarto centenario de su descubrimiento en el mar por unos pescadores. A las 16,30 horas (hora local) y ya en el aeropuerto, Benedicto XVI pronunciará su último discurso del viaje. El Papa llegará al aeropuerto de Roma Ciampino a las 10,15 horas del jueves 29 de marzo.



Sobre la repercusiones de este histórico viaje, el historiador Ignacio Uría, autor del libro «Iglesia y revolución en Cuba», señala que puede abrir una tercera vía entre capitalismo y comunismo en Cuba, basada en la Doctrina Social de la Iglesia. Según Uría, Benedicto XVI está convencido que "detrás de la libertad religiosa vienen todas las demás libertades", publicaba hoy ABC.



Esta tercera vía, según señala Uría, defiende que el mercado debe estar "corregido por el Estado", al tiempo que debe existir una «función social de la propiedad» de forma que no se pase de la "dictadura del marxismo» a la «dictadura del relativismo y de los mercados". Y ha añadido que esta vía intermedia "cuadra muy bien con la idea de la reconciliación" pues permitiría "aglutinar tanto a elementos del régimen cubano como a personas enfrentadas a él o que estén fuera de Cuba".  



Hombre, si fuera así, sería estupendo. Además, abriría el camino a la sociedad occidental. ¿Por qué no? Seguro que el Papa lo ha pedido en sus oraciones, y lo que es imposible para los hombres, no lo es para Dios...



José Ángel Gutiérrez

[email protected]