• El puesto de CMO (Chief Marketing Officer) de la compañía será amortizado.
  • Amatriaín había pasado por todos los cargos en sus más de 10 años en la compañía. Entre otros, el de consejera delegada de Telefónica de España.
  • La Revolución Pallete continúa: el nuevo consejero delegado está empeñado en reducir el número de directivos.
  • Eso sí, por el momento, no ha entrado en los cargos procedentes de la política.

Belén Amatriaín (en la imagen) es una histórica, que entró en Telefónica cuando la presidía su pariente, Juan Villalonga, y que ha sido muchas cosas en el Grupo, entre otras, consejera delegada de Telefónica de España.

Amatriaín era Chief Marketing Officer (CMO) y abandona la operadora, con el añadido de que no será sustituida por nadie: su puesto se amortiza.

Es parte de la revolución del nuevo Ceo, José María Álvarez Pallete, que considera básico reducir el número de directivos de la Corporación. Eso sí, no se atreve a entrar con los llamados cargos políticos. Es decir, ex políticos que cobran de Telefónica y que no se sabe exactamente lo que hacen. Excepción hecha de Urdangarín, claro está.

En cualquier caso, Pallete quiere que Telefónica deje de ser macrocefálica. En plata: Belén Amatriaín se va... y no habrá sustituto.

Y el caos de Amatriaín no es el único. Ahora muchos directivos mal colocados quieren negociar su salida antes de que entre en vigor la nueva normativa anti-indemnización.

Eulogio López

[email protected]