Idea del gobernador del Banco de España, MAFO, empeñado en su proyecto de un país con tres grandes grupos bancarios: Santander, BBVA y otro alrededor de Caixa, posiblemente con BFA. El Sabadell aportaría poco a la entidad con sede en Bilbao, un 10% de su valor, pero precipitaría el modelo pretendido por MAFO. Mientras, la ampliación, defensiva o no, del propio banco que preside Josep Oliú muestra la inconsistencia de Basilea III, que consiste en fiar toda la solvencia bancaria a la capitalización. Artur Mas preferiría una fusión Caixa-Sabadell

El Gobernador del Banco de España, Miguel ángel Fernández Ordóñez (MAFO) ha conseguido convencer a Francisco González (FG), presidente del BBVA, para que absorba al grupo Banco Sabadell. El BBVA vale 41.000 millones, el Sabadell, en plena ampliación de capital, 4.100. Una décima parte, sí, pero es que MAFO está empeñado en su proyecto de lograr que el sector bancario español se reduzca a tres grandes grupos, uno capitaneado por el Santander, otro por el BBVA y un tercero por La Caixa, a ser posible fusionando la entidad catalana con el Banco Financiero y de Ahorro (BFA), o con el Popular. De postre quedarían Bankinter y Pastor.

Y FG está dispuesto, aunque Josep Oliú no. De hecho, el banquero gallego ha interpretado la ampliación de capital del Sabadell como una maniobra defensiva. Y hay otro factor político importante: Artur Mas es muy celoso de su sistema bancario, y siempre ha apoyado una fusión Caixa (ahora posible, con Caixa Bank) y Sabadell, operación que no gusta en Caixa quien sí ha hablado con el Popular.

Centrémonos ahora en la ampliación en sí de Oliú. El Sabadell ha sido la primera entidad en ponerse manos a la obra para satisfacer los requisitos de capital exigidos por Basilea III. Aunque el presidente de la entidad, Josep Oliú, calificaba de conservador el core capital exigido, reconocía que la idea es hacer bancos más sistémicos, léase de mayor tamaño. Por ello, el Sabadell ha realizado una ampliación de capital del 10% mediante la colocación acelerada de más de 126 millones de acciones ordinarias a un precio efectivo de 3,25 euros por acción.

En cualquier caso, la capitalización no es la base de la solvencia, y sí lo es la mora, que es por lo que se mide la mayor capacidad de generación de recursos. De hecho, la reacción del mercado tras la vuelta del banco al parquet a las 10 de la mañana era inmediata, con una caída del 8% que ha ido moderándose a lo largo de la mañana hasta convertirse en un descenso del 4% en la recta final de la sesión. El retroceso es lógico si tenemos en cuenta que un mayor número de acciones en el mercado implica también más oferta y más acciones sobre las que repartir el dividendo.

Por lo que respecta a los grandes accionistas, estos han preferido no acudir a la ampliación y diluirse un 10%. De modo que su participación queda como sigue:
BCP: 4,9%
Andik: 5,4%
Lara (Hemisferio): 5%
Folch-Rusiñol (dueño Titanlux): 1%
Famol: 5%
Miriam Prat

[email protected]