Ha vuelto a comparecer en una actitud chulesca mientras mantiene su pensión de 24.500 euros

 

Se trata de uno de los individuos más impopulares de la sociedad española y uno de los más insultados desde Internet. No son palabras mías, sino de Enrique Barón Crespo,
presidente de la Fundación Europea para la Sociedad de la Información, que ha sido el encargado de presentar a Teddy Bautista, presidente del Consejo de Dirección de la Sociedad General de Autores y Editores-SGAE, que en la mañana de este lunes comparecía en un desayuno informativo, organizado por el Foro de la Nueva Cultura, en un céntrico hotel de la capital.

Entre los invitados, el presidente de de EGEDA (Entidad de Gestión de los Derechos Audiovisuales), Enrique Cerezo, el cantante Caco Senante, el actor Álvaro de Luna, el diputado socialista Rafael Simancas y los directores de cine, Manuel Gómez Pereira, Antonio Giménez-Rico o José Luis Cuerda, entre otros intelectuales. En el acto, sin embargo, no se ha visto ni a Salgado ni a sus brotes verdes, y es que Bautista ha acudido ataviado de esa guisa, puesto que sobre el ecosistema ha versado su discurso, un tanto plúmbeo. ¿Lo más destacado? La fábula sobre la gacela y el león que ha servido a Bautista como trampolín para explicar la cohesión por la ciudadanía en esta crisis que representa una oportunidad. Sobre todo para él, que va a disfrutar de una pensión de 24.500 euros al mes.

Por otro lado, ha propuesto un decálogo para el periodo 2011-2014, que pasa por reforzar la presencia de SGAE en la web ([email protected]), intensificar su transparencia, solicitar a la administración pública una auditoría de gestión audiovisual, reforzar el código de buenas prácticas, nombrar a un defensor del cliente, reformar los contenidos de Propiedad Intelectual, trabajar como entidad única en el marco legislativo, educar en la consumición a través de Internet, intensificar las líneas de actuación en cuanto a la difusión de obras en Internet y apelar a la interacción del talento desde la Fundación Autor. Aunque se le ha olvidado algo importante, y es que el derecho público no puede gestionarlo una entidad privada. ¿Por qué no estatizar la gestión de derechos audiovisuales?, pregunta Hispanidad: ¿Y por qué no a los bancos o a los sindicatos? El sentido es contrario, es al revés, ha contestado el vocalista de Los canarios, riéndose de la pregunta en ese tono habitual y chulesco que le caracteriza.

Por otro lado, se ha referido a otros temas:

Ley Sinde: podría haberse aprobado si no hubiera tanto partidismo.

Discrepancias con el PP: el juego político es así.

Piratería: ahora se piratean los videojuegos, que ya están perdiendo en todo el mundo cuatro mil millones de euros. Lo siguiente serán los productos farmacéuticos.

Canon: es una ley y ya está, a todos no nos gustan todas las leyes. Apenas se recauda por copia privada.

Multas por descargas: no estamos para reeducar a nadie, ya dijo un ex presidente del Gobierno que la Propiedad Intelectual era la más digna.

¿Lo siguiente más recordado? Su manifestada aversión a la Iglesia. Bautista paga 0,99 euros por descargarse una canción, él no representa al Vaticano ni al Sursum Corda. Y saldrá a defender a la depurada SGAE, si es necesario, a la plaza pública, como en la Inquisición, porque él es el presidente de la entidad.

Un final sin gracia, pero que ha levantado los ánimos del respetable, que se ha dejado llevar por las emociones baratas. Vergonzoso.

José Luis Panero

[email protected]