¿Cómo consiguió Barack Obama ser el candidato presidencial que más dinero ha recaudado en la historia estadounidense con una donación media por debajo de los 100 dólares Lo consiguió a través de una inteligente campaña de publicidad viral.

El marketing viral emplea técnicas para explotar las redes sociales y otros medios electrónicos tratando de producir incrementos exponenciales en "reconocimiento de marca", mediante procesos de autorreplicación viral análogos a la expansión de un virus informático. Usa el efecto de "red social" y los modernos servicios de telefonía móvil para llegar a una gran cantidad de personas rápidamente.

La máxima aspiración de todo director de marketing consiste en que su trabajo se convierta en viral, ya sea el contenido de un blog, un vídeo de YouTube o una frase de 140 caracteres de Twitter, la red social de microblogging por excelencia. Sin embargo, conseguir que algo sea viral no es fácil y no existe una receta irrefutable para ello, pero estas son las características que debe tener un contenido para que llegue a ser viral.

En primer lugar debe ser sencillo, simple en cuanto a la idea que se pretende transmitir. Conceptos ingeniosos que destacan por su impactante, innovadora o divertida forma de ser mostrados. Debe tener un gran sentido del humor. Los internautas muestran predilección por aquel contenido que hace pasar un buen rato. Cuando nos pasa algo gracioso tendemos a contarlo a las personas de nuestro alrededor, y en la web ocurre lo mismo: si vemos un contenido divertido lo compartimos con nuestros amigos. Que el mensaje sea entretenido. Además de ser divertido, para captar la atención de los internautas, es fundamental que entretenga, algo difícil de conseguir en el complejo mundo virtual, donde la mayoría de los usuarios suelen saltar el contenido rápidamente, sin apenas dedicar más de un minuto a cada página o web visitada. Por último, un buen titular. No menos importante, encontramos una característica imprescindible que muchas veces es olvidada ya que un buen titular puede significar muchas cosas. Un buen título captará más fácilmente la atención de los internautas y hará que su contenido sea más fácil de recordar.

Clemente Ferrer

[email protected]