La entidad de Jaime Botín se ha pillado los dedos con la guerra del pasivo

 

Encima, afronta fuertes vencimientos de liquidez en 2012.

Mal semestre para la banca española. Si exceptuamos a Banesto, probablemente la peor parte se la lleva Bankinter, el más afectado por la guerra del pasivo. Antes dedicaba 45 euros de cada a 100 ingresados a pagar financiación, ahora 65. Los resultados del primer trimestre en el grupo que controla Jaime Botín no han podido resultar más deprimentes. La clave del primer semestre sigue siendo el margen financiero y la guerra por los depósitos remunerados, conflicto que ha hundido la cuenta de resultados de las entidades.

Por otra parte, la actividad en los mercados cae mucho (en línea con lo que estamos viendo en todas las entidades, pero en ésta más) y las comisiones le crecen muy poco, menos que al resto. Bankinter no parece que pueda explotar ya más esa línea. Como a todos se les deteriora el ROE, entre otras cosas porque han incrementado su ratio de capital (ya era hora porque estaban sobre endeudados). El problema en BKT son los vencimientos de deuda en 2012 (3.600 millones de euros) porque el mercado anda escasito de liquidez.

También empeora la eficiencia: desde el 48,89% hasta el 55,79%. La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, admite que es uno de sus puntos débiles y se ha marcado como objetivo situarla en el 44%.

Por otra parte, Dancausa mantiene su otro gran objetivo, ya definido nada más estrenarse al frente de la entidad: incrementar un 20% el beneficio a final de año y ganar 150 millones de euros en el ejercicio 2011. Asegura que es posible y que, dada la marcha del banco, está "casi segura" de poder conseguirlo. Su optimismo se basa también en un cambio de tendencia de los resultados en julio. En el séptimo mes del año, Dancausa asegura que el acumulado ya es superior al del año pasado.



Rodrigo Martín



[email protected]