Como ya les he aburrido bastante sólo voy a recordarles una vez la tesis de Hispanidad: lo que hay que hacer con la banca quebrada es dejarla quebrar. Pero como hemos optado por salvarla con fondos públicos… pues habrá que discernir entre salvamentos regulares y malos.

El de la CAM era malo. El de UNNIM también, el de Banco de Valencia lo mimo. El más barato, relativamente hablando, es curiosamente el que parece más caro: el de Bankia. Sí, en términos relativos.

No obstante, José Ignacio Goirigolzarri (en la imagen) lo tiene difícil, muy difícil. Es un gran gestor bancario, pero son muchos frentes abiertos.

Por ejemplo, Goiri ha afrontado un ERE de 4.000 personas. Pues bien, ahora se encuentra con el problema de que se le quieren marchar los trabajadores buenos, mucho más que los malos, que prefieren quedarse. Así que su gente está negando algunas salidas porque, a fin de cuentas, son los buenos empleados los que hacen buenos bancos.

¿Una generalización Claro, no puede ser otra cosa. Pero una generalización cierta. Pregunten en Recursos Humanos de Bankia.

Sí, lo tiene difícil pero ahora no juzgamos el método. Una vez elegida la vía de las ayudas, todos estamos obligados a que Bankia sala adelante. Y sí, Goiri es un elemento idóneo para conseguirlo.

Eulogio López

[email protected]