Eso sí, la recapitalización forzosa pospone los estudios

El Banco que preside Rodrigo Rato no venderá su grupo industrial. El Ceo Verdú está realizando una buena labor de integración pero el problema sigue siendo la liquidez y la mora (por encima del 7% y creciendo).

Resultados de Bankia, tercer grupo bancario español por dimensión, correspondientes a los nueve primeros meses del año. Hay que aplaudir la velocidad con la que la entidad que preside Rodrigo Rato está realizando la integración de las siete cajas de ahorros que lo componen. En este aspecto, el Ceo, Francisco Verdú, aseguró que no están inmersos en ninguna operación corporativa de fusión y que ahora la prioridad son las sinergias de fusión. Era una declaración sencilla por cuanto los planes de recapitalización que obligan a Bankia a buscar 1.140 millones de euros hasta junio de 2012 son prioritarios para él y para cualquier otro banco o caja española, salvo aquellas nacionalizadas.

Ahora bien, Rodrigo Rato se ha puesto al frente de un regalo envenenado con los problemas heredados: falta de liquidez, con renovaciones terroríficas para 2012 y una mora creciente, que ya supera el 7%, muy por encima de sus tres grandes competidores: Santander, BBVA y Caixabank. El problema, como siempre, el crédito promotor. Para que se hagan una idea. La morosidad de los particulares con hipoteca está en el 4%, mientras la de promotores supera el 22%. Sin comentarios.

Por tanto, por más declaraciones que se hagan sobre la no necesidad de una fusión, lo cierto es que el tiempo corre en su contra y la presión del Banco de España exactamente lo mismo. Rato y FG ya han hablado de fusión aunque las aspiraciones políticas de ambos, especialmente la del presidente del BBVA, que aún no ha renunciado a ser vicepresidente económico con Rajoy, han convertido lo que debería ser una negociación en un pulso. Rato, por su parte, no pierde ripio sobre la situación en el Santander, aunque lo más lógico es que la cúpula del banco cántabro siga con Botín y Alfredo Sáenz, con permiso del indulto que no llega.

Queda La Caixa, posibilidad siempre abierta aunque supondría otra reconversión de la red de sucursales.

Otra declaración a reseñar por parte de Verdú es que no piensa vender participaciones industriales. Como ya adelantamos en Hispanidad, en la participación más importante de ellas, Iberdrola, Rato aboga por una integración entre la eléctrica y su peor enemigo, ACS de Florentino Pérez, pues Bankia tiene comprometido un riesgo próximo a los 1.000 millones de euros con una constructora apalancada. Y si alguien conoce ACS es Verdú, ex consejero en nombre de los March, precisamente los más interesados en que la operación se lleve a efecto. IAG no se puede vender aún. En INDRA, Rato espera a ver el comportamiento de Javier Monzón. SOS aún debe sanearse para vendérsela a Ebro. Sí, es verdad: por ahora no habrá enajenaciones pero no porque no se pretenda sino porque no es el momento.

Eulogio López

[email protected]