• Y a día de hoy, el Gobierno apoyaría esa opción: nadie aguanta a Francisco González.
  • En el sector bancario español, al presidente de Bankia ya se le conoce como el banquero del Gobierno.
  • No obstante, el principal objetivo de Goiri es devolver al Estado el dinero empleado en el saneamiento: ¿22.000 millones de euros
  • Además, eleva a Antonio Ortega a consejero y recoge la petición de la plantilla de Bankia con Fernando Sobrini y Gonzalo Alcabilla.
  • Eso sí, el Comité de Dirección considera que aún quedan dos años de trabajo para poder reprivatizar la entidad sin pérdidas. El mayor problema es ahora que el mercado responda.    

Los dos principales represaliados por Francisco González en el BBVA -José Ignacio Goirigolzarri y José Sevilla (juntos en la imagen)- son ahora presidente y consejero delegado de Bankia, la entidad que, en alguna cabeza ministerial ya se considera fusionable con el BBVA. No sólo eso, el saneamiento de Bankia, el mayor éxito del rescate bancario si las cosas no se tuercen, ha hecho que el presidente del BBVA, Francisco González, haya pasado de ser el banquero del Gobierno -el más cercano a Rajoy cuando llegó a La Moncloa- a ser el banquero al que el Ejecutivo sustituiría con mayor celeridad si diera motivos para ello. El ministro de Economía, Luis de Guindos, es el más anti-FG, habida cuenta de las críticas del banquero gallego a la política del Gobierno durante la primera mitad de legislatura -ahora ha cambiado mucho- y de que la culminación del saneamiento de Bankia se vería culminado por una fusión entre ambas entidades, en las que Goirigolzarri sustituyera a un jubilable FG al frente de la entidad resultante.

Hablamos de futuro, claro, porque el objetivo de Goirigolzarri consiste en afrontar dos años antes del saneamiento definitivo: antes, en resumen, de que pueda devolver los 22.000 millones de euros aportados por el Estado, más los intereses a abonar a Europa, aunque el coste real es difícil de valorar.

En resumen, ahora, en el sector bancario español, ya se habla de que el nuevo banquero del Gobierno es Goirigolzarri. Pues bien, el presidente de Bankia ha conseguido el beneplácito del Ejecutivo como del Banco de España. Ahora, en cumplimiento del código de buen gobierno, que aconseja que los cargos de presidente y Ceo no sean ejercidos por la misma persona, y para dignificar a quien ha sido su 'mano derecha', Pepe Sevilla, convierte el hecho en derecho. No sólo eso, a su 'número tres' Antonio Ortega, su otro fichaje, le asciende a consejero. Además, cumple con lo que le había pedido a la plantilla histórica de Bankia: que los dos principales espadas del negocio Fernando Sobrini (banca al por menor) y Gonzalo Alcubilla -banca al por mayor- entren en el Comité de Dirección (en la imagen).

¿Es ciencia ficción pensar en una futura fusión BBVA-Bankia, lo que supondría el regreso de Goirigolzarri como sucesor de quien le expulsó En el Ejecutivo piensan que no.

Eulogio López

[email protected]