• Por ejemplo, que se cierre de una vez el asunto de las Preferentes.
  • El presidente de Bankia tiene el banco más sólido y con más liquidez pero su imagen sigue siendo lamentable, sometida a continuos rumores.
  • Así, aseguran en Bankia, no hay forma de marcar una estrategia comercial de captación de los clientes.
  • El derrumbe de la cotización no preocupa: está propiciando un accionariado menos especulativo.
  • Goirigolzarri tampoco confía en la contratación de firma de inversión o de consultoría para elaborar líneas estratégicas. Lo que quiere es que se solucione el asunto Catalunya Banc.

El presidente de Bankia José Ignacio Goirigolzarri está pidiendo al Ejecutivo Rajoy que se dé prisa en terminar los flecos del rescate bancario. En particular, pide que se cierre el asunto de las preferentes. Sí, se supone que ya está cerrado en cuanto ya se ha marcado el descuento, lo que perderán los preferentistas en los tres grandes bancos nacionalizados. Ahora bien, el marco general, que se supone saldrá de la comisión que preside la Presidencia de la CNMV, Elvira Rodríguez, alarga un contencioso que mancha el prestigio de todas las entidades.

Y tampoco ayuda mucho que el equívoco secretario de Estado de Economía, Fernando Giménez Latorre, se despachaba con la presunta "generosidad" del Estado hacia los preferentistas.

En otras palabras, la queja de Goiri consiste en que, a pesar de que sus esfuerzos por relanzar la red comercial, que es la clave del negocio futuro de la entidad, Bankía está sometida a toda serie de rumores y a una merma de reputación de la que no es culpable. Vamos, que Bankia está bajo sospecha y Goiri recuerda al Gobierno que se trata de una protesta injusta.

En la mañana del martes 26, Bankia anunciaba su nueva marca de pensiones, que, al  igual que sus nuevos productos tanto de pasivo como de activo, se sumergen en el grueso informativo y en los rumores sobre liquidez, etc. Lo cual es falso, porque Bankia, tras la aportación de créditos europeos, es el banco con más solidez y con más liquidez de España. Así no hay manera de marcar una estrategia comercial de captación de clientes.

Es más, el derrumbe de la cotización le preocupa bastante menos, a fin de cuentas, fue el FROB, el propietario,  quien ha marcado el precio por lo que es lógico que el cambio bursátil vaya aproximándose a ese precio mínimo. Esto no preocupa a Goiri. Incluso le gusta: a fin de cuentas puede conseguirse un cuerpo accionarial menos especulativo. Eso si, parece que es el FROB, el propietario, el más interesado en que la acción se acerque a un céntimo de euro.

Y por cierto, Gorigolzarri tampoco confía mucho en la contratación de bancos de inversión y firmas de consultoría para elaborar un plan estratégico para los tres bancos nacionalizados. Creen que la gestión debe ser independiente.

Eso sí, lo que también pide al Gobierno es que aclare cuanto antes la situación de Catalunya Banc (CX). En otras palabras, tras la fallida subasta de CX, Goiri quiere saber si le tocará gestionar el grupo catalán o si este seguirá en solitario. La idea de una fusión fue adoptada y descartada, pero todavía es posible. En cualquier caso, sigue pendiente la sustitución de Adolf Todó al frente de Catalunya Banc.

Eulogio López

[email protected]