• Tras la inyección de 18.000 millones de euros aprobada por el FROB, las acciones de la entidad se han desplomado más de un 25% este viernes.
  • Se cumple el deseo de la Troika de que todos los accionistas y preferentistas tienen que perder y con creces.
  • Y es que el salvamento de los bancos no garantiza que los inversores pierdan parte de su dinero… o todo.
  • En cualquier caso, Goirigolzarri ha afirmado que las operaciones de recapitalización "despejan todas las dudas sobre la solvencia del Grupo, generan mucha tranquilidad en términos de liquidez y constituyen una clara señal de confianza tanto para el futuro de la entidad como para sus clientes".

Sin duda, está siendo un final de año de infarto para los accionistas de Bankia. No en vano, sus títulos han perdido, en sólo dos días, un 40% de su valor. Este jueves la caída fue del 15% aproximadamente, y hoy viernes, a media sesión, la pérdida superaba el 25%.

Y todo tras la inyección de 17.959 millones de euros que, junto a la gestión de los instrumentos híbridos, "permitirán al grupo cumplir con todos los requisitos de solvencia".

Se cumple, en cualquier caso, el deseo de la Troika, esto es, que tanto accionistas como tenedores de preferentes tienen que perder, y mucho. Queda patente que el salvamento de los bancos no garantiza que los inversores pierdan parte o todo su dinero si las cosas no han ido bien. Claro, que si hubiera sido lo contrario, en lugar de perder habrían ganado. De eso se trata.

Sea como fuere, en la nota remitida a los medios con motivo de la inyección de capital público, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (en la imagen), afirmó que las operaciones de recapitalización "despejan todas las dudas sobre la solvencia del Grupo". Palabra de 'Goiri'.

Mariano Tomás

[email protected]