• Laos: presiones de las autoridades sobre una mujer cristiana para que a abandone su fe.
  • Pakistán: grupos terroristas se asientan en el barrio cristiano de Essa Nagri en Karachi. 
Días de persecución a los cristianos en el mundo, que de un tiempo a esta parte parece como si se hubiera recrudecido. En Bangladesh, por ejemplo, los católicos en la Diócesis de Mymensingh están pidiendo un castigo ejemplar y que no haya impunidad para el agresor de Balsree Chambugong, una niña católica discapacitada de sólo 8 años de edad. La violencia se consumó el pasado 27 de junio: el agresor, Sahab Ali, un musulmán de 25 años, actualmente en prisión. La pequeña se encuentra hospitalizado por sus lesiones, informa Asia News.

El P. Shimon Hacha, sacerdote principal de la Diócesis de Mymensingh, dijo a AsiaNews: "Las mujeres y niñas cristianas no están seguros en sus hogares. Necesitamos seguridad de las autoridades locales".

La persecución también existe en Laos, donde el jefe de la aldea de Saisomboon y un funcionario del Gobierno han intimidado a una mujer cristiana llamada Varn para que renuncie a su fe, de lo contrario será expulsada del pueblo y su tierra será confiscada, informa Fides. 

Según la información de la Ong 'Christian Solidarity Worldwide' (CSW), Varn había hablado de Cristo a su amiga Chan, una mujer cristiana que murió en el pueblo de Saisomboon tras una larga enfermedad. Después de la muerte, las autoridades acusaron a cinco líderes cristianos en la provincia de Savannakhet de asesinar a la Sra. Chan, suministrándole una droga que habría causado su muerte.

Según ha explicado la organización 'Human Rights Watch for Lao Religious Freedom', se trata de acusaciones completamente falsas, ya que los cinco líderes de las comunidades vecinas habían visitado a Chan sólo para darle conforto y orar en vista de su muerte. Los cinco fueron arrestados bajo sospecha de asesinato: de esta manera las comunidades cristianas de la zona han sido "decapitadas" al quedar sin sus líderes.

Y en Pakistán, la violencia y la inseguridad están atravesando Essa Nagri, un barrio cristiano de Karachi, con una población de más de 40 mil personas. La población residente, en su mayoría cristianos pobres que se dedican a trabajos humildes o al trabajo doméstico para familias musulmanas ricas, han recibido amenazas de los terroristas y grupos extremistas y viven en el miedo. Ya en el pasado, los cristianos locales habían denunciado que sufrían actos de violencia. Un político cristiano nacido en Essa Nagri, elegido miembro del parlamento provincial, tuvo que abandonar la ciudad porque fue seriamente amenazado después de sus discursos en defensa de las minorías religiosas, publica también Fides. 

Pero la situación ha empeorado cuando las organizaciones terroristas, prohibidas en Pakistán, han penetrado en el barrio y han echado raíces, mediante el establecimiento de sus bases en Essa Nagri. Una fuente local de Fides lanza la alarma: "Sus actividades delictivas se están intensificando día a día. Y para integrarse en la vida de la comunidad local, los miembros de estas organizaciones han iniciado pequeños negocios, tiendas o actividades de préstamo de dinero".

Mientras tanto, la población local ve un aumento en el fenómeno de secuestro de chicas cristianas, matrimonios forzados y conversiones al Islam. Los grupos criminales también están involucrados en el tráfico de drogas que venden a los jóvenes cristianos, convirtiéndose en una fuente de corrupción social.

Urgen oraciones por los cristianos perseguidos por su fe en Cristo.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]