• Los precios de la vivienda continúan bajando.
  • El Ministerio de Economía recibe quejas por la competencia desleal que ejercen los bancos sobre las inmobiliarias.
  • Algunas casas de vacaciones se ofrecen a un 80% menos del valor que alcanzaron en pleno boom inmobiliario.
  • La política de las entidades, según fuentes del sector, es negar o poner muy difíciles los créditos a viviendas que no sean de su parque de embargos.
  • En cambio, para los pisos propios conceden el 100% del crédito en condiciones muy ventajosas.
  • En Asprima alaban las reformas legislativas de Montoro y Ana Pastor, pero prefieren callarse cuando se les pregunta por De Guindos.
  • Proponen evaluar en conjunto el stock de vivienda turística y venderla en el extranjero con la ayuda del ICEX.

Los bancos se han convertido en vendedores de pisos. Las reservas de ladrillo, tras la burbuja inmobiliaria, son un gran lastre que pretende quitarse de en medio de la forma más rápida posible. No en vano, con las reformas de De Guindos se verán obligados a cubrir con provisiones casi la mitad de los préstamos que han concedido al sector constructor y promotor.  Y aquí el que no corre vuela. Antonio Basagoiti, presidente de Banesto (en la imagen),  oferta viviendas a 645 euros el metro cuadrado en zonas de vacaciones, a precio, dicen, de verano azul. No hay que negarle el valor a la estrategia comercial del banco, digna de Gilmar en sus mejores campañas. Atentos al texto:

  • La mayoría de estos inmuebles han experimentado descuentos de más del 80%, quedándose en precios de los años 90.
  • Estas viviendas que oferta la entidad bancaria, a través de su portal inmobiliario Casaktua.com tienen de media dos dormitorios y una superficie de 69 metros cuadrados.
  • Además de las viviendas incluidas en esta campaña, el portal ofrece de cara al verano otros 300 inmuebles de segunda residencia con importantes rebajas.

Los precios, según expertos consultados, no ofrecen descuentos del 80%, tienen el valor real que no tuvieron por culpa de la burbuja inmobiliaria y la sobrevaloración que realizaron en sus tasaciones las propias entidades que ahora están bajando los precios.

Así, según anuncia la nota de prensa, las viviendas, con precios a partir de los 14.800 euros tienen una media de dos dormitorios y una superficie de unos 69 metros cuadrados. Todas cuentan, además, con unas condiciones muy favorables que permiten adquirir las propiedades con una financiación de hasta el 100% del importe y un plazo máximo de 40 años. Una de ellas, en Las Palmas de Gran Canaria, puede adquirirse por 14.800 euros (49 euros al mes).

Ofertas como estas  perjudican los intereses de las promotoras inmobiliarias y de los agentes de la Propiedad. Según señalan portavoces de Asprima, que mantienen reiterados contactos con el Ministerio de Economía, Fomento y Hacienda, estamos pidiendo que "desde los bancos no se discrimine a los clientes a la hora de conceder créditos cuando la vivienda que quieren comprar no la han encontrado a través de un banco. Queremos, y esa es nuestra reivindicación, que no se apliquen condiciones leoninas a los créditos a viviendas 'externas', mientras se ofrecen todo tipo de facilidades cuando la casa a comprar es propiedad del banco".

Fuentes del sector describen la actuación de las entidades financieras como de competencia desleal. "Nos quitan a los clientes. Cuando llega alguien con una buena foto, es decir, con perfil de buen pagador, un matrimonio de funcionarios de alto nivel, por ejemplo, le ofrecen un 30% de financiación y le ponen todo tipo de pegas. De inmediato les ofrecen sus propias casas. Eso lo hace mucho, por ejemplo el Santander, y en ese caso le facilitan al cliente hasta el 100% de la vivienda. Y un empleado de ventanilla de  banca, aunque le paguen comisión no está para vender pisos, y no está bien que le obliguen a hacerlo. Las comisiones que les pagan son ridículas".

En eso, por mucho que se quejen las inmobiliarias, De Guindos está de acuerdo. Y de hecho, aunque por otros motivos, ha segregado las carteras de los activos inmobiliario de las entidades.

La política de algunos grandes bancos, según fuentes del sector, es apoyarse a veces en algunas grandes empresas inmobiliarias que a la vez requieren los servicios de otras más pequeñas, y lo que queda, a veces, es una comisión muy pequeña por la que no merece casi la pena trabajar, un 0,3%, señalan estas mismas fuentes.

El portavoz de Asprima recuerda que aunque en otro tiempo se haya apoyado demasiado al sector inmobiliario, no conviene dejarlo caer más: "Cada casa construida crea dos puestos de trabajo". Por ello proponen acometer un gran plan de fomento de la vivienda turística en el extranjero para evaluar el stock tanto en manos de los bancos como en los de los particulares y "por medio del ICEX, con ayuda institucional, ofertarlo en el mercado internacional mediante show rooms en el extranjero. Hay que vender la marca España".

Señalan en Asprima que están recibiendo apoyo por parte del Ministerio de Fomento y de Hacienda: "agradecemos muchísimo las medidas fiscales adoptadas por Cristóbal Montoro, sobre la desgravación del 50% de la plusvalía a quien compre un piso antes de finales de año. Lo mismo ocurre con la legislación de alquileres, llevada a cabo por el Ministerio de Fomento. En gran parte del texto se recogen nuestras aportaciones". A De Guindos prefieren no enjuiciarlo. ¿Tendrán miedo de que se le ocurra alguna idea para dar más facilidades a los bancos para sacar sus viviendas al mercado a precios de risa?

Sara Olivo
[email protected]