Gran noticia: el FROB podrá liquidar bancos no viables. Sí, podrá hacerlo, pero qué te apuestas a que no lo hará. ¿Y debería hacerlo? Bueno, ya conocen la postura de Hispanidad, mantenida a través de cinco años de crisis: la crisis financiera no terminará mientras no se deje caer a los bancos quebrados y mientras no se ataque la especulación financiera, que ha provocado la crisis pero que no ha desaparecido con ella, pues seguiremos en las mismas: en la crisis permanente.

Que ahora el Gobierno Rajoy pretenda que el FROB liquide bancos me parece un chiste porque no lo va a ejecutar. Si se trata de Bankia, dirá que es un banco sistémico -un concepto que, tras veinte años dedicado al periodismo financiero, no he logrado descifrar, aunque espero el triunfo a cada instante. Si se trata de un banco pequeño –pongamos Banco de Valencia, Catalunya Caixa o Novacaixa- se dirá que existen fondos europeos para mantener las puertas abiertas.

Miren ustedes, si no se liquidó CAM, la entidad que más cara nos ha salido de todas a los españoles, no se preocupen que no se liquidará ninguna. Y ese es el problema.

¿Y cómo habría que liquidar bancos? Pues haciendo que el Estado se haga cargo de todos los depósitos y de ninguna inversión. El depositante es un señor que utiliza al banco para hacer frente a sus pagos domésticos. Tiene derecho a recuperar su dinero. Ahora bien, el inversor –por ejemplo, en preferentes- es un señor que quería ganar más y por tanto asumió un riesgo, y, como cualquier emprendedor, cualquier negociante, le salió mal: pues debe perder su dinero.

Excepción a la norma: si en el entretanto le engañaron, que los tribunales castiguen a la entidad. Pero no todos los titulares de preferentes o de cualquier otro producto de inversión financiero, fueron engañados.

Lo que proponemos no es nada extraño: es lo que se ha hecho siempre con los fondos de garantía de depósitos -de depósitos, no de inversiones- y los que protegen las leyes desde que se inventó la banca.

¿Por qué no se hace? Pues porque hay unos 800.000 españoles pillados en preferentes y los políticos tienen miedo a perder esos votos. Y lo mismo que ocurre en España ha ocurrido en Estados Unidos, Reino Unido, Suiza, Holanda, Alemania, etc.

Pero mientras no dejemos quebrar a los bancos y no obliguemos a los inversores a cubrir su pérdidas, como obligamos a cualquier comerciante, a cualquier particular o a cualquier empresario, seguirán existiendo crisis financieras.

Eulogio López

[email protected]

 

.