• Reduce beneficios pero crece en todos sus márgenes y la mora es perfectamente soportable.
  • Y es que los hermanos Carlos y Juan juegan con el dinero de los demás pero también con el suyo propio... y eso se nota.
  • La entidad mallorquina desafía dos tópicos muy extendidos: que los bancos grandes son mejores bancos que los pequeños y que la banca industrial es una ruina.

Es como un banco de inversión o un banco industrial pero a la antigua: hipercapitalizado porque los gestores juegan con el dinero de los demás, como todo banco, pero también con el dinero de los gestores, al menos en mayor proporción que cualquier otra entidad.

Pero con todas esas peculiaridades, los resultados del banco de los hermanos Carlos (en la imagen) y Juan March desmienten dos cosas: que un banco grande no es un banco mejor que uno pequeño y, en segundo lugar, que la banca industrial, con participadas industriales importantes, no es menos rentable que la banca estrictamente financiera, sino más.

Los resultados al primer trimestre así lo demuestran. Los márgenes suben y si baja el beneficio es para fortalecer el balance. Y la mora, controlada como ninguno de los grandes bancos españoles.

Eulogio López

[email protected]