• Y a los potenciales suspensos se les ponen deberes.
  • Todo el mundo quiere cerrar los test de estrés cuanto antes y pasar página: la banca europea ha salido de la crisis: ¡ja, ja!
  • Seguimos pendientes de los bancos en saneamiento y, encima, la práctica totalidad del sistema financiero considera que un banco grande es bueno y uno pequeño es malo.
  • A partir de ahí, será el BCE quien mida la solvencia de la banca. Comenzará entonces una nueva etapa que tendrá por objetivo las fusiones bancarias.

Se lleva con gran sigilo. Al cierre de mercado el próximo viernes 25, los hombres del BCE, de la Asociación Bancaria Europea y de la Comisión comunicarán los resultados individuales a los 130 bancos examinados, más del 80% de todo el sistema bancario europeo. El domingo 27, a las 12,00 horas, se harán públicos todos los datos, y las calificaciones, de todos los 'estresados'. Pero no se apuren; los hay que merecían suspender, sobre todo los bancos franceses, italianos y holandeses, pero no suspenderán. A los potenciales enviados para septiembre se les asignarán deberes de verano y hemos terminado. Aprobado general.

Luego, en teoría en noviembre, en la práctica el 1 de enero, será el BCE, y no los bancos centrales nacionales, quien se encargue de la supervisión de los grandes.

Ahora bien, presentar esto, como se está haciendo, sobre todo porque casi todas las casas de análisis dependen de bancos, como el cierre de la crisis bancaria europea es cosa de mucha risa. En primer lugar, porque aún están por sanear los bancos ayudados por el Estado. Es decir, casi todos los grandes en casi toda Eurolandia.

Segundo, más importante, porque la moda es medir la solvencia bancaria por la capitalización, en lugar de por la morosidad. En otras palabras que para el Banco Internacional de Pagos de Basilea, para el BCE y para los supervisores de todo el mundo, un banco grande es bueno y un banco pequeño es malo. Hemos terminado el análisis.

Y luego, a partir del 1 de enero, comenzará el segundo proceso de fusiones bancarias post-crisis: las fusiones paneuropeos, internacionales, hasta recrear los oligopolios, o duopolios nacionales a escala euro. Ya saben: banco grande ser bueno, banco pequeño ser malo. Y si tienes una morosidad inaceptable nada más sencillo:

1. Amplía capital.

2. No des crédito a la economía real, acude a los mercados de deuda o conviértete en un fondo, esto es, en la banca en la sombra contra la que tanto gruñimos.

Eulogio López

[email protected]