• A partir del cálculo de tres empleados que han perdido su trabajo por sucursal se augura la pérdida de 30.000 puestos de trabajo.
  • A cierre del 2011 había 51.155 sucursales bancarias, según la Guía de la Banca, entre bancos, cajas y entidades rurales.
  • En diciembre del 2012 sólo quedaban 47.706.
  • Según datos de Comfia entre 2010 y 2012 se perdieron 19.078 puestos de trabajo.
  • Países de nuestro entorno, como Portugal, sólo tienen, según la Guía de la Banca, 6.500 sucursales bancarias.
  • España, por su forma de entender determinados productos, como las hipotecas, ha tenido una sobredimensión del número de oficinas.

Según datos de la Guía de la Banca, a lo largo del año 2012 se han cerrado 3.449 sucursales bancarias. De las 51.155 sucursales bancarias que había a cierre de 2011, sólo queda 47.706 a fecha diciembre del 2012.

A partir del cálculo de una media tres puestos de trabajo que pueden desaparecer por sucursal se induce la desaparición de 30.000 puestos de trabajo, si como prevé la entidad, se cierran 10.000 oficinas bancarias hasta enero de 2015. Según José Manuel Maestre, director de la Guía de la Banca, que se edita desde hace cincuenta años y que ahora puede verse vía on line "sólo son cálculos estimativos, nosotros hacemos sucursalismo puro y duro, y el cálculo de las oficinas que se han cerrado se ha hecho sobre las oficinas que han desaparecido definitivamente, no sobre las que han pasado a otros bancos, como es el caso de las Cajas de Ahorros".

Señala Maestre que era preciso el redimensionamiento, y pone como ejemplo el hecho de que países de nuestro entorno -como Portugal- "tienen tan sólo 6.500 oficinas bancarias" frente a las 47.706  que tiene España a fecha de diciembre del 2012. Añade que "el incremento que se produjo desde el año 2000 al 2012 fue tremendo, de un 23% en bancos y cajas de ahorro y de un 28% en cooperativas de crédito".



Se abren oportunidades para la banca extranjera

Es preciso, como ha dictado Bruselas, asegura Maestre "una descongestión del enorme número de sucursales que tiene España, un país con una forma muy peculiar de entender el servicio bancario, respecto, por ejemplo, a las hipotecas". Sin embargo, afirma "ni la situación económica que tiene España ni los dictados de Bruselas permiten el elevado número de sucursales".

Disiente el director de la Guía de la Banca, donde se ofrecen datos de sucursales de toda Europa, de las declaraciones de José María Martínez, secretarío general de Comfia a Hispanidad, quien augura que el mercado bancario puede quedar concentrado en seis operadores: "Es cierto que los grandes grupos van a tender a copar el mercado, pero siempre va a haber una banca mediana y hasta pequeña, quizás ese hueco lo ocupen la banca extranjera, y se adapte a la idiosincrasia española. No hay más que ver que en ciudades como Segovia no se atreven a quitar los letreros de Caja Segovia de las actuales oficinas de Bankia".

Y ello en vísperas de que en el mapa bancario sólo queden dos cajas de ahorros, la de Onteniente y la de Pollensa y en vísperas de una huelga en tres de las entidades nacionalizadas, Bankia, NCG Banco y Banco de Valencia. Sólo en plantillas de entidades financieras, sin contar las entidades rurales, según datos de Comfia se perdieron, entre 2010 y 2012,  19.078 puestos  de trabajo. La nómina de empleados actual, según la sección de banca de CCOO es de 238.500, dato extraído del BDE del III trimestre, descontando los datos de plantilla que según datos del sindicato, han salido realmente de las entidades en el IV trimestre. A cierre de 2010 era de 257. 578 empleados.

Sara Olivo

[email protected]