El juzgado admite el ERE después de que los prejubilados se incorporaran a su puesto de trabajo

Babcock está mareando a sus trabajadores. En 2004 pusieron en marcha un ERE que afectaba a 258 de sus 342 empleados de su sede en Sestao, que fue anulado por el Tribunal Supremo. En consecuencia, los empleados tendrían que reincorporarse el pasado 1 de abril. Así que la empresa ofreció ese mismo día un permiso retribuido hasta que se resolviera el defecto de forma que había motivado la anulación. Más de la mitad de los trabajadores aceptó el permiso, mientras otros prefirieron reincorporarse.

La dirección de la compañía reunió a los afectados el pasado 31 de marzo para informarles de que estaban "dados de alta" en la empresa, pero que se les había incorporado a un expediente de extinción colectiva. Tal y como explica el Diario Vasco, algunos estaban ya cobrando una pensión de la Seguridad Social y todos habían agotado la prestación por desempleo.

Este miércoles el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Bilbao admitió el ERE de extinción de los contratos de 255 trabajadores (3 de los 258 habían fallecido). El nuevo ERE se suma al que la empresa ha presentado para la actual plantilla de la compañía.

Mariano Tomás

[email protected]