Las principales campañas de emergencia se desarrollaron en Siria, Sudán del Sur y República Democrática del CongoLa Fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada ha informado de que asistió durante 2012 a miles de refugiados en el mundo a causa de las guerras o conflictos que se desarrollan en países como Siria, Sudán del Sur o República Democrática del Congo.

Aunque las prioridades de la institución son la promoción de la labor pastoral de la Iglesia y la defensa de la libertad religiosa en el mundo, Ayuda a la Iglesia Necesitada también presta apoyo a los refugiados y víctimas de las guerras. De hecho, durante el año pasado, destinó medio millón de euros a proyectos de emergencia en regiones en crisis y asoladas por la guerra. "Esta cantidad supone el doble de la destinada a este mismo fin en 2011", explica en una nota de prensa.

Durante 2012, en este campo la atención se centró en Siria. Durante la primavera, Ayuda a la Iglesia Necesitada atendió a los refugiados internos en  el país y a los miles de refugiados en países vecinos como Jordania o Turquía. También recibieron apoyo aquellos que en el pasado habían huido de Irak en busca de seguridad, pero que en Siria —donde encontraron refugio— se encontraban en una situación aún más amenazante. Muchos se dirigieron entonces al Líbano, donde las Hermanas del Buen Pastor les proporcionaron lo más necesario, como ya habían hecho antes en el norte de Irak.

La atención a los refugiados durante 2012 también se ocupó de los sudaneses que volvieron a Sudán del Sur tras la independencia del país. "Mientras que el sur —marcado fundamentalmente por el cristianismo y las religiones tradicionales— se encuentra ante el nacimiento de un nuevo país, en el norte los cristianos son una minoría en un Estado dominado por el Islam. Miles y miles de cristianos se han trasladado ya al sur, y probablemente les sigan otros", apunta AIN.  

"Tampoco se ha tranquilizado en 2012 la situación en el este de la República Democrática del Congo, en la región denominada Kivu. Ayuda a la Iglesia Necesitada proporcionó ayuda, también aquí, a miles personas traumatizadas y sin hogar. Cerca de Navidad, AIN organizó una campaña de emergencia para atender a los habitantes de los campos de refugiados", añade la institución.

Impresionante la labor de esta Fundación pontificia que, al igual que otras muchas instituciones católicas, trabaja en favor de los necesitados y quienes sufren.


José Ángel Gutiérrez
[email protected]