Las ejecuciones hipotecarias sobre vivienda habitual se sitúan en 9.464

Las ejecuciones hipotecarias sobre vivienda habitual han empezado el año algo peor a cómo acabaron en 2013, pero también un poco mejor que en los inicios del año pasado, según la Estadística sobre Ejecuciones Hipotecarias, que ha publicado por primera vez este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE). De enero a marzo de 2014 se han registrado 9.464, un 19,1% más respecto al último trimestre de 2013, pero un 4,2% menos que en el mismo periodo de 2013.

Al hilo de esto conviene hacer una aclaración conceptual. Una ejecución hipotecaria es un procedimiento que ordena la venta de un inmueble, gravado con hipoteca, por incumplimiento del deudor con sus obligaciones. Pero se debe matizar que todos estos avisos no acaban con el desahucio de sus propietarios.

En total se iniciaron 32.565 ejecuciones hipotecarias durante el primer trimestre, con lo que tuvieron un repunte -intertrimestral del 10,4% y anual del 19,6%-. De esta cifra, 31.054 se realizaron sobre fincas urbanas (incluidas viviendas) y 1.511 sobre rústicas. En viviendas se registraron 18.971, es decir, el 58,3% de las iniciadas en el primer trimestre, y crecieron, tanto de manera intertrimestral ( 11,4%) como anual ( 8%).

Respecto a las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas, 12.120 se realizaron sobre las de personas físicas y 6.851 sobre las de personas jurídicas (un 0,4% menos que en el trimestre anterior y un 37% más que en el mismo período de 2013). Del total de las viviendas de personas físicas, 9.464 fueron viviendas habituales y 2.656 no habituales (crecieron un 20,6% intertrimestral, pero cayeron un 1,4% anual).

El INE señala que del total de avisos de desahucio sobre viviendas (18.971), el 80,4% (15.260) se realizaron sobre las usadas -que repuntaron un 7,3% trimestral y un 3,4% anual- y el 19,6% (3.711) sobre las nuevas -subieron un 33,4% intertrimestral y un 31,6% anual-. Una noticia positiva es que sólo el 0,052% de las viviendas familiares de España (18.266.500) comenzaron una ejecución hipotecaria en el primer trimestre.

Andalucía, con 4.373, fue la autonomía con más avisos de desahucio sobre viviendas, seguida de Cataluña (3.993) y Comunidad Valenciana (2.726). Mientras que La Rioja, con 37, lideró el ranking de menos ejecuciones hipotecarias sobre viviendas, acompañada de Navarra (102) y País Vasco (122). Esta misma clasificación también se observa en cuanto a los avisos de desahucio sobre el total de fincas.

Cristina Martín

[email protected]