• Por ejemplo, para ir a trabajar.
  • El que fuera Ceo de Berstelmann y socio de Juan Villalonga, entonces presidente de Telefónica, y luego director general de los almacenes Karstadt ha terminado esposado y camino de prisión.
  • Thomas Middelhoff protagonizó en España la burbuja de Internet a comienzos de siglo.
  • Luego fue director general de los mayores almacenes de venta-descuento germanos, pero los accionistas le demandaron.
  • Y ya se sabe que Alemania marca la moda en Europa en materia de reputación corporativa y buen gobierno.
  • El uso de aviones y helicópteros privados para usos particulares se ha convertido en materia judicial.

Thomas Middelhoff (en la imagen) es un gestor archiconocido en España. Como Ceo de Bertelsmann, vivió la etapa gloriosa de la multinacional mediática alemana, siempre pendiente de nuestro país. Tanto que aún hoy Berstelmann sigue siendo un socio de referencia de Atresmedia, con un 20% del capital y con ganas de mandar más. Middelhoff fue el socio elegido por Juan Villalonga en Telefónica durante la burbuja de Internet. Fue, también, socio de grupo mediático de Telefónica.

Posteriormente la familia Mohn, eje de Bertelsmann, prescindió de sus servicios y Middelhoff fichó por los grandes almacenes alemanes de venta al descuento, Karstadt, y es aquí donde empezó a entrar en barrena. Los accionistas le demandaron (al parecer, en Alemania los accionistas prefieren los tribunales a las juntas anuales) por su mala gestión y finalmente fue condenado a tres años de cárcel.

Lo más curioso de su sumario radica en que uno de los motivos de su condena es la utilización del helicóptero de la compañía para fines particulares. Para ir al trabajo, por ejemplo, que no se sabe si es fin personal o laboral, pero en Alemania lo tienen claro: al trabajo se va en coche o en tren, pisando tierra.

Vamos, que el uso de aviones y helicópteros privados de la compañía se ha convertido en materia judicial y no olvidemos que cuando hablamos de reputación corporativa y altos ejecutivos, Alemania marca tendencia en toda Europa. Aviso para navegantes: no utilices el avión si no es para firmar acuerdos de trabajo. Estás advertido.

Eulogio López

[email protected]