• El centrismo jacobino de UPyD decidirá quién gobierna el Principado.
  • El voto de la emigración ha ido a parar a manos del PSOE.
  • Lo que ha provocado el empate, entre la derecha y la izquierda, a 22 diputados en un parlamento de 45.

 

 

¿Quién lo iba a decir? Rosa Díez tiene la llave de la gobernabilidad del Pricipado. El PSOE ha conseguido el diputado número 17, y ha empatado con la derecha asturiana. Las cuentas han quedado así: 17 diputados para el PSOE; 12 para Foro, 10 para el PP, 5 para IU y 1 para UPyD. Los rifirrafes entre Cascos y el PP se han convertido en una mera anécdota. La derecha ya no tiene mayoría en Asturias.

Ha sido el voto de la emigración el que ha provocado el empate técnico. Las elecciones asturianas se han saldado con un empate gracias a 52 votos en función de la Ley D'Hont. El pasado domingo estaban a menos de 200 votos del Foro de Álvarez-Cascos para lograr el tercer diputado por la circunscripción occidental. La emigración asturiana sigue siendo de izquierdas, pero menos. De los 573 votos  contados en la circunscripción occidental de los asturianos residentes en el exterior, el PSOE ha conseguido 290, frente a los 44 de Foro.

Una veintena de funcionarios de la Junta Electoral Provincial había puesto en marcha a las 08.00 horas de este miércoles los medios para el recuento del voto emigrante. Han sido tres horas de nerviosismo para todos los partidos políticos que compondrán el arco parlamentario del nuevo gobierno asturiano.

Mientras, en Andalucía la izquierda se ha mostrado absolutamente cohexionada y en el norte la derecha ha mostrado su cara más fea y cainita al iniciar rifirrafes inútiles, cuando el PP exigía a Cascos un gobierno de coalición. Llegaban a augurar incluso por lo bajini días antes de las elecciones, que el PP ganaría y Cascos se iría por la puerta de atrás, 'víctima de su orgullo'.  Todo ha quedado en mera anécdota. Todo ha quedado en evidencia. Ahora es UPyD quien tiene la palabra.

Sara Olivo

[email protected]