Vaticina unas pérdidas de 1.000 millones de euros si hubiera un seguimiento del 35%

 

-El vicepresidente de CEOE animó a los sindicatos a arrimar el hombro para salir de la crisis".

-El empresario considera necesaria una reforma de la ley de huelga.

El vicepresidente de CEOE y máximo responsable de la patronal madrileña CEIM, Arturo Fernández, protagonista del desayuno del Forum Europa en el hotel Ritz, ha criticado este martes la convocatoria de huelga general por parte de las organizaciones sindicales, ya que asegura que es "innecesaria".

Arturo Fernández, propietario del Grupo Arturo Cantoblanco, manifestó que la huelga es innecesaria y que "no es el momento" porque "lo que la gente realmente quiere no es una huelga, es un trabajo".

El vicepresidente de CEOE, presidente de CEIM y presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Madrid, animó a los sindicatos a "arrimar el hombro" para reconstruir la maltrecha economía española y también les instó a mostrar prudencia con este tipo de convocatorias. El empresario emplazó a las organizaciones sindicales a pensar "en acuerdos y en que el país funcione, y no en huelgas y manifestaciones", ya que "el país no se lo merece".

Sobre el éxito de la convocatoria que pueda tener la huelga, Arturo Fernández declaró que es "difícil saber lo que va a pasar… No sé qué seguimiento habrá, pero lo que la gente quiere es trabajo". Incluso fue más lejos al agregar "es posible que se desconvoque… No sé hasta qué punto están los españoles dispuestos a una huelga (…) Una huelga es muy costosa para el país, señaló, y no sólo tanto en materia económica como en lo que afecta a la reputación de España".

En términos económicos, indicó que si hay un seguimiento del 35%, el coste asciende a unos mil millones de euros. Arturo Fernández también solicitó a las autoridades que velen por "impedir cualquier deterioro de la vida cotidiana" durante el día 29.

En cuanto a la ley de huelga vigente en nuestro país, Fernández señaló que hay que reformarla, "aunque igual no es el momento", señaló que tanto CCOO como UGT "defienden algo que no comprendemos… Dicen que es una reforma para despedir, pero están equivocados, es una reforma para contratar, para modernizarse".

Sara Olivo

[email protected]