Tras sus dos primeros capítulos, la nueva serie Velvet, emitida por Antena 3, ha logrado una audiencia de 4.853.000 espectadores, de acuerdo con el ranking de "Supertele" del 1 al 7 de marzo.

Velvet es una serie de televisión con un coste de 500.000 euros por capítulo, producida por Bambú. Creada por Ramón Campos y Gema R. Neira, la serie gira en torno al amor de los protagonistas, Ana Rivera (Paula Echevarría) y Alberto Márquez (Miguel Ángel Silvestre) -en la imagen-. Una historia de amor que nació siendo adolescentes.

La cadena británica BBC adaptó en 2012 El paraíso de las damas, una novela de Emilie Zola ambientada en los grandes almacenes que se abrieron en París. Telecinco la estrenó en la sobremesa del domingo en el mes de marzo del año 2013. La serie, titulada The paradise, trasladó la acción al Londres de 1870 y recreó las ambiciones de John Moray, dueño de las galerías Velvet, y de su nueva e innovadora empleada, Denise.

Estas son las similitudes entre The Paradise y la nueva serie que Antena 3 emite la noche de los lunes. En Velvet, el hijo mayor de Don Rafael Márquez, Alberto, debe hacerse cargo de las Galerías Velvet tras el suicidio de su padre. 

La historia arranca finales de la década de los años 50, cuando Alberto, recién llegado de su estancia en Londres, declina la oferta de su padre de dirigir la empresa familiar y decide fugarse con Ana, una humilde costurera.

El primer capítulo de Velvet propuso un ambiente de lujo entre telas y vestuarios de alta costura. La elección de la época recreada puede ser un acierto ya que se retrata una década que todavía está en la mente de muchos espectadores y la reproducción detallada del marco social de nuestra historia reciente es un reclamo que predispone al espectador, como lo demostró El Tiempo entre Costuras. 

Hace falta tiempo para valorar una ficción televisiva, Velvet, que ha abierto las puertas a una elegante historia que puede convencer a la gran audiencia. Sin embargo, existe el peligro de que  se vaya complicando la narración hasta hacer del guión algo más parecido a un culebrón de lujo que a una historia de amor entre costuras.

Clemente Ferrer
[email protected]