El ministro aprovecha el tirón del debate de moda y al mismo tiempo se cura en salud frente a futuros problemas como el planteado por el Gobierno cántabro

El uso del fracking en la extracción de gas, un asunto que tiene dividida a la opinión pública mundial, "de intenso debate", como lo ha calificado Arias Cañete, se someterá a los análisis de la nueva ley de impacto medioambiental "tanto a nivel nacional como autonómico".

Según señala el informe sobre el Anteproyecto de Ley de Evaluación Ambiental aprobado este viernes, la norma someterá a evaluación todos los proyectos que requieran la utilización de técnicas de fracturación hidráulica o "fracking" para la extracción de hidrocarburos. Hasta el momento, esta técnica no estaba regulada expresamente por la normativa.  Su utilización que ha enfrentado al ministro Soria con la Comunidad Autónoma Cántabra, es contemplada por sus detractores como un crimen contra la naturaleza, al destrozar y contaminar, argumentan, los acuíferos y el subsuelo,  mientras los que la defienden señalan que apenas tiene impacto medioambiental y que haría disminuir nuestra dependencia energética  del exterior.

Arias Cañete, con el anuncio de  este anteproyecto se cuelga la medalla de protector de medio ambiente y al mismo tiempo impide que vuelva a ocurrir algo similar a lo acontecido en Cantabria.

Desde el punto de vista de los procedimientos, el Anteproyecto, según ha informado Arias Cañete,  ajusta los tiempos de tramitación, especialmente en la evaluación de impacto ambiental, y establece un plazo de entre cuatro y seis meses de duración, lo que evitará dilaciones de difícil justificación desde el punto de vista ambiental. La media actual de resolución de los proyectos sujetos al procedimiento completo de evaluación de impacto ambiental se sitúa en 3,4 años.

Otra de las novedades introducidas en la norma es que integra el estudio de los efectos de los proyectos sobre el cambio climático y que crea los bancos de conservación de la naturaleza, un nuevo instrumento de mercado para compensar, reparar o restaurar las posibles pérdidas netas de los valores naturales.

Sara Olivo
[email protected]