• En octubre de 2011, la presidenta arrasó a su rival Hermes Binner por una diferencia record de 38 puntos.
  • Este jueves, los argentinos han vuelto a salir a la calle para protestar por la corrupción y la reforma constitucional que pretende CFK  para perpetuarse en el poder.
  • "Aún estamos a tiempo de pisar el freno antes de caer en una dictadura chavista (por Hugo Chávez)", decía una pancarta.
  • Mientras, la riqueza de Fernández contrasta con el empobrecimiento del país.
  • Doña Cristina no asistirá a la XXII Cumbre Iberoamericana de Cádiz los días 16 y 17 de noviembre, por prescripción médica.
Cristina Fernández de Kirchner (en la imagen) atraviesa su peor momento al frente de la presidencia de la Argentina, nación hermana de España. Este jueves, cientos de miles de argentinos salieron a las calles en distintas partes del país para mostrar su descontento con las políticas de su presidenta. Por cierto, la convocatoria se hizo a través de las redes sociales, lo que demuestra el poder que están asumiendo estas como instrumento para la movilización social (se ha visto también en otras partes del mundo).

Pero, como decíamos, ciudades como Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Rosario, Salta y Tucumán, además de las embajadas del país en localidades europeas como Londres, París, Madrid y Roma fueron testigos de las protestas en forma de bocinazos, golpes de cacerolas, panderetas...

¿Por qué protestan los argentinos?

Porque ven que hay cosas que no funcionan en su país: por ejemplo, la seguridad, el respeto a la libertad de prensa, la justicia independiente, la inflación, las restricciones a la compra de moneda extranjera, la corrupción y la eventual reforma constitucional que habilita a Fernández a competir en 2015 por un tercer mandato presidencial. Las consignas no dejan lugar a dudas: 'Stop corrupción', 'Sobra Gobierno, falta Estado' y 'Libertad, libertad, libertad'. "Aún estamos a tiempo de pisar el freno antes de caer en una dictadura chavista (por Hugo Chávez)", decía el lienzo que se extendía a todo lo ancho de la calle Santa Fe, y que recoge la crónica de El Mundo.

Como se puede imaginar, a todo esto se une la caída en la popularidad de Cristina Fernández. La viuda de Néstor Kirchner, además, no es precisamente bien vista debido a que mientras el país se empobrece, ella ostenta -según algunas informaciones- 39,6 millones de pesos (6,8 millones de euros) entre propiedades, bienes, depósitos bancarios y participación en sociedades. Junto con el presidente chileno Sebastián Piñera, Cristina Fernández, está entre los gobernantes más ricos de Hispanoamérica.

No corren buenos tiempos para doña Cristina. Por cierto, finalmente no acudirá a la XXII Cumbre Iberoamericana de Cádiz los días 16 y 17 de noviembre. La razón oficial es que los médicos se lo han desaconsejado. Como publicamos ayer, a España le vendría bien normalizar las relaciones con Argentina.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]