• "No podrán entrar al país durante un periodo de 15 años y si vuelven a ingresar serán condenados por el delito", ha añadido la mandataria.
  • La propia mandataria admite que la medida generará "controversia", pero que "el Gobierno quiere acabar con la inseguridad".
  • También establece en el nuevo código penal para la prisión preventiva la figura de "conmoción social". 
La presidenta de Argentina, Cristina Fernández (en la imagen) se ha puesto dura con la violencia. Ha anunciado el envío al Congreso del proyecto de nuevo Código de Procedimientos Penal. Un Código "ágil, rápido, moderno", afirmó, y que "lo pedían juristas, académicos, también la sociedad". Sostuvo que "va a ser un avance en el combate contra el delito", definición que dijo preferir a la "inseguridad, que tiene mucho marketing". "El que dice que tal gobierno va a acabar con la inseguridad, miente", agregó.

El proyecto incorpora dos temas polémicos vinculados con la inseguridad. Por un lado, establece para la prisión preventiva la figura de "conmoción social" (respuesta a casos que conmueven pero los autores son liberados por los jueces aduciendo razones de procedimiento).

Por otra parte, en el código se anuncia que "se expulsará" del país "a los extranjeros que sean sorprendidos cometiendo un delito", en una medida que generará "controversia", tal y como la propia mandataria ha vaticinado, informa el diario argentino 'Clarín'.

"No podrán entrar al país durante un periodo de 15 años y si vuelven a ingresar serán condenados por el delito", ha añadido la mandataria argentina, que ha defendido la política migratoria del país y ha agregado que el nuevo Código será "un avance en la lucha contra el delito".

Según Fernández, el Gobierno está instalando un nuevo sistema acusatorio, en el que "no se le quita la potestad al juez, pero la investigación es conducida, dirigida y a cargo del fiscal". "Introducimos en el Código a las víctimas, van a poder participar del proceso", ha señalado la jefa de Estado, que ha añadido que también habrá un proceso de sanción para los fiscales, de forma que "el incumplimiento de los casos acarreará sanciones graves para los magistrados".

Lo cierto es que la Argentina padece un grave problema de inseguridad ciudadana y todo lo que sea avanzar y endurecer las penas puede ayudar a aminorarlo.

Andrés Velázquez
[email protected]