• El vicepresidente Amado Boudou será juzgado en 2015 acusado de adulterar los papeles en la compra de un automóvil Honda en 1992.
  • La presidenta Cristina Fernández arremete contra los "secuaces judiciales".
  • Y los jueces responden con un aplauso al juez Bonadio, el que ha imputado a Boudou.
Amado Boudou (en la imagen) es el actual vicepresidente de la Argentina, tras haber sido elegido para el cargo en las elecciones generales de 2011 como compañero político de Cristina Fernández.

Este político está siendo investigado por abundantes causas de posible corrupción, como enriquecimiento ilícito, malversación de fondos, recepción de dádivas, según explica Wikipedia. En total, Boudou suma diez causas penales en su contra en la Justicia Federal. Por lo que dirigentes políticos del PRO, el Frente Renovador y el Frente Amplio Unen (FAU) solicitaron su renuncia y su juicio político.

Pero lo último es que el juez federal Claudio Bonadio ha elevado juicio oral y público contra él por un expediente en el que el Boudou está acusado de adulterar los papeles de un automóvil Honda comprado en 1992, como explica Clarín. El vicepresidente podría ser juzgado en 2015, un año crucial que encontrará al Gobierno disputando el poder con la oposición en busca de darle continuidad al modelo de gestión kirchnerista.

Por todo ello, la presidenta argentina, Cristina Fernández, cargó contra los "secuaces judiciales" y arremetió con dureza contra el poder judicial pero no se refirió en ningún momento a Amado Boudou.

Las críticas de la presidenta a los jueces fueron respondidas por estos en una cena en la que aplaudieron al juez Bonadio, cuenta también Clarín. En esa cena, el doctor Luis María Cabral se refirió a las "amenazas y afrentas" que los jueces vienen soportando de parte del Gobierno argentino.

Por lo tanto, enfrentamiento judicial en Argentina entre el Gobierno y el poder judicial.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]