El ejército libio vuelve a bombardear la capital del país

 

El precio del barril de petróleo alcanza los 108 dólares. Las revueltas alcanzan a Cuba... que no es islámica.

La situación que se vive actualmente en Libia es bastante confusa y salen continuamente informaciones no confirmadas sobre soldados quemados por no disparar a los manifestantes, bombardeos en Trípoli, la llegada de mercenarios contratados por el presidente libio o la aparición televisiva de Gadafi, pero es difícil conocer la certeza de la información. Sólo lo que ofrece la televisión estatal y vídeos que se extienden por Internet son las únicas imágenes que se tienen.

Sin embargo, el mercado sí que está sufriendo la crisis del país africano, especialmente en el precio del petróleo. Si durante las revueltas de Túnez y Egipto los precios no sufrieron excesivos auges, con la situación libia el tema ha cambiado un poco. Hay que tener en cuenta que, en lo que afecta a Europa, Libia exporta el 27% del petróleo que consume Italia y en el caso de España, es el segundo mayor exportador después de Irán, según Cores, con un 12,7% en el último año del total que importa nuestro país.

Además, Repsol extrae una gran parte del petróleo de este país y pese a que se da un reparto del 90/10 -Libia se queda con el 90% de lo que extrae la petrolera-, la empresa española está muy contenta debido a la pureza de combustible extraído. Además, Repsol cuenta con una mayor capacidad de maniobra porque las empresas norteamericanas casi no están presentes, amén de las difíciles relaciones entre los dos países.

Por todo lo dicho, Libia se ha convertido en foco de información, política y económica y las consecuencias de la revolución que ha comenzado en los países árabes, tiene visos de que se extienda por países que están fuera del área de influencia, como es el caso de Cuba. En este país, la policía ha tenido que posicionarse en varias ciudades para evitar protestas, que coinciden, además, con el primer aniversario del fallecimiento de Orlando Zapata, el preso político que falleció en 2010 a consecuencia de una huelga de hambre.

Juan María Piñero

[email protected]