Los "compromisos de pago", la incertidumbre sobre la inversión publicitaria y las dudas sobre las sinergias restan valor a una posible fusiónLos grupos de comunicación gustan cada vez menos a los analistas de bolsa. Una de las claves se encuentra en el mercado publicitario, que ha dado signos de una debilidad cada vez mayor a lo largo del año; en la segunda mitad del ejercicio la marcha de las economía acentúa las dudas sobre la evolución del sector.

Otro factor importante es el de la concentración de medios, tan negativa para el mantenimiento de un panorama de medios plural, pero tan bien vista por quienes solo se encargan de analizar la rentabilidad de la inversión bursátil.

Así, la fusión entre Antena 3 y la Sexta empieza a despertar recelos en el mercado. En primer lugar, por las citadas incertidumbres respecto a la evolución de la publicidad. Pero, sobre todo, porque la Sexta no es un buen partido para casarse. Los denominados "compromisos de pago" por derechos de las retransmisiones deportivas son un lastre que el futuro matrimonio debería compartir, mientras los expertos ponen en tela de juicio las supuestas sinergias que deberían acompañar a la fusión.

Mariano Tomás

[email protected]