• A pesar de mejorar los márgenes típicos del negocio bancario, los decretos Guindos han hundido el resultado.
  • Eso sí, sigue preocupando -y mucho- la liquidez.
  • La entidad afronta un 2013 muy complicado, en el que tendrá que seguir reduciendo costes y vender lo que pueda.

Pues sí, ya está aquí uno de los grandes con pérdidas. Sí, sí, esas de los números rojos de antes. El Popular nos da la mañana anunciando un resultado de -2.461 millones de euros, frente a los 480 millones del 2011. No me alegro de que un banco pierda, pero sí he de reconocerles que me alegra que tenga la valentía de publicarlo. El principio de imagen fiel del que hablan los contables no puede ser asimétrico, como no lo es la verdad. Sin embargo, como buen banco rojo, o más bien granate, nos remite a los medios y a los analistas un "power point", en lugar de un buen informe como han hecho las entidades de tono azul.

Aunque mejoran fuertemente todos los márgenes típicos del negocio bancario: de intereses ( 30%), bruto ( 26%) y de explotación ( 24%), y que mantiene su ratio de eficiencia en el 42%, los deterioros por los decretos de De Guindos (4.258 millones de euros) hunden el resultado hasta unas pérdidas de 2.461 millones de euros.

De su balance nos cuenta poco y de lo que interesa a los accionistas (ya saben, que si el ROA, que si el ROE, que si el PER…) nada de nada, y eso que no se han portado mal con ellos. Al fin y al cabo, la ampliación de 2.500 millones de euros que han tenido que poner en el mercado se ha suscrito con gran demanda.

¿Y del ratio de morosidad Pues como dicen los demás, en la media del país, un 8,99% frente al 5,99% del año pasado, pero la cobertura la hemos llevado a un meritorio 65%, partiendo de niveles muy bajos (35%) a costa de la cuenta de resultados del año.

La liquidez sigue siendo preocupante porque el banco continúa, como reconoce, sobreinvertido con un porcentaje de crédito sobre depósitos del 123% y un objetivo de alcanzar el 100-110%. En este sentido, el esfuerzo ha sido muy considerable, pues en 2008 estaba en el 174%, pero como comprenderán ustedes, con estos objetivos es imposible que crezca el crédito al sector privado. Y es que no sólo los particulares y las empresas están muy apalancados. Habrá que seguir sus colocaciones en el mercado mayorista, y si puede aguantar con ese absurdo contra el mercado que ha sido limitar la remuneración de los depósitos, cuando la liquidez y el ahorro son escasos.

Por lo que respecta al resto de constantes, pues como el resto. Sacando pecho en lo que nos va bien: márgenes de intereses, comisiones, hemos tenido que vender alguna cosa como activos inmobiliarios por 122 millones de euros, una compañía tecnológica por 5 millones y el negocio de TPV por 68 millones para generar plusvalías. Todo sea por mantener el tipo. El problema será si esto continúa así y hemos vaciado el joyero.

¿Pronóstico Pues un 2013 negro: a seguir con las sangrías de provisiones a ver si ponemos esto en orden, reducción de costes donde se pueda, vender los activos adjudicados por los impagos y, mientras quede algo, vender lo que se pueda.

¿Algo más, sí. Que el 2013 pase rápido y ya veremos en el 2014.

Rodrigo de Silos

[email protected]