El Servicio Vasco de Salud no envió la ambulancia y tuvo que ser trasladada en coche hasta Vitoria

Ana Mato, ministra de Sanidad, espera las explicaciones del Gobierno vasco sobre la muerte de una niña de tres años en La Puebla de Arganzón, Treviño, el 'condado' burgalés enclavado en Álava, después de que la familia denunciara que Vitoria no quiso enviar una ambulancia. Lo ha dicho esta mañana en los pasillos del Congreso, tras asegurar que el derecho a la atención sanitaria la tienen tanto los ciudadanos como poblaciones limítrofes entre comunidades autónomas.

La niña murió el lunes en el hospital vitoriano de Txagorritxu por complicaciones de la varicela que padecía. Sus padres denuncian que tuvieron que trasladarla en coche porque el Servicio Vasco de Salud no envió la ambulancia.

Aunque no existe un protocolo en España a este respecto, Ana Mato, como ella mismo ha reconocido, añadió que "todos los ciudadanos tienen derecho a la asistencia sanitaria en toda España, por ser españoles, también las poblaciones limítrofes".

Mariano Tomás

[email protected]