• Hasta el momento, el primer ejecutivo de la fortuna personal del cuarto hombre más rico del mundo, no había participado en la vida de la empresa.
  • Sus relaciones con el presidente Pablo Isla son manifiestamente mejorables.
  • Falta un paso: la entrada en el Consejo de Marta Ortega.
  • En cualquier caso, Inditex se ha convertido en la compañía más capitalizada, y más sólida de todo el Ibex 35.

Parecía que iba a ser una Junta de Accionistas sin mayor trascendencia, pero la Asamblea de accionistas de Inditex, celebrada el 17 de julio en La Coruña, dio la campanada: entró en el Consejo de Administración, y con rango de vicepresidente, José Arnau Sierra, quien sustituye a Carlos Espinosa de los Monteros, el nuevo comisario de la marca España. Y de paso, salió Francisco Luzón, como antes lo hizo del Santander.

Hasta ahora, Arnau se ha situado en un discretísimo segundo plano, en la sociedad de inversiones Pontegadea y sobre todo de la instrumental Gartler, representada en el Consejo por Flora Pérez Marcote, esposa de Ortega.

Arnau es hombre de la máxima confianza de Amancio Ortega, y con su entrada en el Consejo puede decirse que se convierte en un contrapeso del presidente ejecutivo Pablo Isla (en la imagen) con quien siempre ha tenido unas relaciones frías y lejanas.

El último paso, que puede tardar en darse será la entrada en el Consejo de Administración de la hija y heredera del cuarto hombre más rico del mundo, es decir, de Marta Ortega Pérez.

Eso sí, Marta nunca se convertirá en ejecutiva de Inditex. Sencillamente, no quiere.

No confundir, la entrada de Arnau no cambia las cosas. El fiscalista entra en el equipo ejecutivo, que seguirá comandado por Pablo Isla. Y la verdad es que las cosas no le pueden salir mejor: es la empresa más sólida y solvente de todo el Ibex 35.

Eulogio López

[email protected]