• Como adelantara Hispanidad, la gestión del que fuera máximo accionista y primer ejecutivo de Alpine presenta muchas sombras.
  • Y lo más probable es que el asunto no acabe en el concurso de acreedores, sino en los juzgados.
  • En FCC están convencidos de que no sólo hubo negligencia, sino dolo.
  • La constructora cae más del 4% en bolsa.
  • Según FCC, esto no afectará de "manera sensible" al Plan Estratégico marcado hasta 2015.

Para situarnos: FCC ha pagado por Alpine, desde 2006, más de 500 millones de euros. La filial austríaca cuenta con 15.000 empleados en Austria, Alemania y en varios países del Este y sureste europeos. En 2012 facturó unos 3.210 millones de euros, y arrojó unas pérdidas después de impuestos de 450 millones de euros.

Hasta el último momento, FCC ha intentado que no sucediera. Pero, según el comunicado remitido este miércoles a la CNMV, "Alpine, sociedad filial de FCC Construcción para los mercados de Europa central y del este, ha decidido presentar la declaración de concurso voluntario de acreedores ante los juzgados austríacos competentes, tras evidenciar la imposibilidad de hacer frente al cumplimiento de sus obligaciones".

Desde la compañía han señalado que este año perderán 289 millones de euros.

La situación tiene un nombre propio: Dietmar Aluta (en la imagen). Tal y como adelantara Hispanidad, la gestión del que fuera el máximo accionista y primer ejecutivo de Alpine presenta múltiples sombras. Tras la compra de la mayoría de las acciones por parte de FCC, Aluta mantuvo el control de la compañía con sólo el 15% de la misma. Incluso, tras la adquisición del 100% por parte del grupo español, Aluta siguió influyendo en la sociedad. FCC decidió entonces enviar a Santiago Ruiz a Viena, y Ruiz encontró muchas zonas de sombra en la gestión de Aluta.

Por eso, lo más probable es que la situación no termine en el concurso de acreedores, sino en los juzgados.

En la constructora española están convencidos de que los números negativos de la filial austríaca no se deben únicamente a una gestión negligente por parte de Aluta, sino que además hubo dolo. Alpine cerró el primer trimestre con una deuda de 625 millones de euros.

Tras el anuncio, los títulos de FCC han caído más de un 4%. Sin embargo, a pesar de todo, desde la constructora se asegura que no va a afectar de "manera sensible" al Plan Estratégico marcado por la compañía hasta 2015.

Pablo Ferrer

[email protected]