• Directivos: el sueldo fijo congelado, el variable un 13% abajo y con las opciones se ha hecho lo que había que hacer: perderlas.
  • El presidente de Telefónica no tiene ninguna intención de fichar un consejero delegado en septiembre, aunque sí modificará los objetivos de sus directivos de operaciones: Key, Valbuena y Pallete.
  • La supresión del dividendo permite reducir la deuda, pero el problema de plantilla de Telefónica de España sigue vigente.

Ha sido la estrella de una bonancible sesión bursátil. Los intermediarios han hecho pagar a Telefónica la osadía de su presidente Cesar Alierta (en la imagen) de anular el dividendo, un cambio de hondo calado forzado por la necesidad de reducir deuda y de arreglar el principal problema de negocio de la operadora: Telefónica de España.

La decisión fue aprobada por unanimidad y los dos principales accionistas, BBVA y Caixa, apoyaron el plan.

Respecto a los salarios de los directivos, aclaremos algo. Los directivos de Telefónica cobran por tres vías: salario fijo, que no baja pero lleva congelado tres años. El salario variable que se reduce un 13% mientras las opciones sobre acciones no se cobrarán, pero lo cierto es que no se cobrarían en ningún caso, dada la cotización de la acción.

Aclaración: César Alierta no tiene ninguna intención de cambiar en septiembre la cúpula. La especie que corre por los mentideros de la operadora dicen que Alierta pasaría a ser presidente del Consejo de administración, que Julio Linares se retiraría, y que se traería un consejero delegado para llevar el día a día. Algo parecido a lo que hizo Íñigo Oriol con Ignacio S. Galán en Iberdrola. De hecho, al nuevo ya le llaman "Barrabés" en el Distrito T. Lo cierto es que no hay nada de eso como no hay nada acerca del ascenso de los tres espadas operativos: Santiago Fernández Valbuena, Matthew Key y José María Álvarez Pallete. De hecho, lo que el trío recibirá en septiembre por parte de Alierta será otro apretón de tuercas para mejorar resultados.

El gran problema continúa siendo Telefónica de España, abocada a nuevos recortes. Una plantilla de 27.000 personas de las que poco más de 4.000 trabaja en telefonía móvil. Ahora bien, no hay forma humana de evitar más recortes en los 23.000 trabajadores de la red fija.

Eulogio López

[email protected]