Ahmadineyad afirma que Irán no teme la acción militar de Occidente

 

Mientras Israel bombardeaba ayer y hoy la Franja de Gaza -porque grupos de radicales palestinos habían lanzado en las últimas horas al menos 25 cohetes contra el sur de Israel- y mataba a al menos a tres palestinos cada día, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán condenaba la acción y la calificaba de "crímenes de guerra", informó la agencia de noticias Fars. 

Y es que la escalada de la tensión entre Israel e Irán por el programa nuclear iraní va en aumento. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha dicho que no teme la acción militar de Occidente: "La nación iraní no tiene miedo de sus bombas ni de sus buques de guerra ni de sus aviones. Estas armas no valen nada". "Dicen respecto a Irán que todas las opciones están sobre la mesa. Dejadlas allí hasta que se pudran. El tiempo de la arrogancia y el colonialismo ha pasado, y la era de la sinrazón también".

Algunos analistas coinciden en señalar que Israel no lo va a tener fácil para aniquilar las instalaciones nucleares iraníes. Según Anatole Kaletsky en El Economista, "si Israel fuera a bombardear Irán, probablemente descubriría que las instalaciones más importantes ya habrían sido reforzadas en impenetrables búnkeres subterráneos. Y que aquellas instalaciones que fueran vulnerables a las bombas israelíes serían rápidamente reconstruidas, mientras que Irán se movilizaría para defenderse ante futuros ataques adquiriendo arsenal nuclear".

Algo parecido opina El País, para el cual, "la superioridad militar israelí no garantiza el éxito de su ataque a Irán. Las instalaciones nucleares iraníes están muy dispersas y bien protegidas".

En consecuencia, prosigue Kaletsky, "la única manera segura de evitar que los ayatolás se hagan con un arma nuclear sería invadir Irán y ocuparlo indefinidamente con millones de tropas de tierra, como admitió la semana pasada el general Martin Dempsey, Jefe del Estado Mayor de Estados Unidos, en una declaración en el Congreso".

No obstante, añade el analista: "Un Irán con armas nucleares puede ser uno de esos problemas irresolubles con los que Israel y el mundo simplemente tienen que aprender a convivir, tal y como Corea del Sur y Japón han aprendido a convivir con el aún más beligerante vecino de Pionyang y la India ha aprendido a convivir con un Pakistán provisto de armas nucleares, donde el Gobierno a veces se comporta como una franquicia de Al Qaeda. Así que "el mundo necesitará entonces una fuerza disuasoria al estilo de la Guerra Fría. Y el país que más necesita una fuerza disuasoria occidental en este año próximo o así es Israel, no Irán", argumenta Kaletsky.

Veremos en qué queda la cosa. Mientras, la tensión sigue en aumento. Pero ojalá no haya que recurrir a las armas para disuadir al belicista Irán de su programa nuclear.  

José Ángel Gutiérrez
[email protected]