Merkel habló ayer miércoles con Obama para pedirle aclaraciones "completas e inmediatas" sobre el supuesto espionaje a su móvilTodo el mundo espía a todo el mundo, si puede, y aunque sean aliados. Pero ahora toca escandalizarse con el espionaje de EEUU a los países aliados.

Aunque la verdad es que espiar el móvil de la presidenta alemana, o sea, de un primer ministro está muy mal. Y es de lo que acusa Alemania a EEUU, de haber 'pinchado' el móvil de Angela Merkel. Esto está pero que muy mal.

Por eso, Angela Merkel habló ayer miércoles con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para pedirle aclaraciones "completas e inmediatas" sobre el supuesto espionaje a su teléfono móvil. Y por eso también, el ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, ha citado este jueves al embajador de Estados Unidos en Berlín, John B. Emerson.

De ser cierta la sospecha sobre el espionaje, Berlín lo consideraría un hecho "completamente inaceptable" y una "ruptura grave de la confianza", ha agregado.  

Pero la Casa Blanca, como siempre, niega la mayor. Un portavoz de la Presidencia de Estados Unidos, Jay Carney, ha aclarado que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) "no está vigilando las comunicaciones de la canciller".

Las protestas alemanas se suman a las del Gobierno de Francia, que preside Hollande, por el hecho de que EEUU haya espiado a ciudadanos franceses.  

Lo dicho: todo el mundo espía a todo el mundo, si puede. Pero ahora toca escandalizarse con EEUU. Lo que no quita para que esté muy mal, claro.

Andrés Velázquez

[email protected]