Por su parte, Moody's ha rebajado la calificación de seis bancos alemanes y tres austriacos por los riesgos de otros países europeos

La economía de la eurozona y la del conjunto de la Unión Europea se mantuvo estancada (0,0%) durante el primer trimestre de este año, tras una caída del 0,3% en el último trimestre de 2011, según los datos que ofrece Eurostat, la oficina de estadísticas comunitaria.

 

La eurozona no ha sufrido una recaída en recesión técnica gracias sobre todo a la buena salud financiera de Alemania. Su economía creció un 0,5% entre los meses de enero y marzo. De la misma manera, Finlandia, con una subida aún superior, del 0,8%, también ha tirado hacia arriba de la economía europea.

Por su parte, la agencia de calificación crediticia Moody's ha rebajado la puntuación de solvencia a largo plazo de seis bancos alemanes y de las tres mayores entidades financieras de Austria, como consecuencia de los riesgos de otros países de la zona euro. Los bancos alemanes afectados por la decisión de Moody's son Commerzbank, Landesbank Baden-Wuerttemberg y Norddeutsche Landesbank, cuyas calificaciones bajan al  'A3' desde el 'A2' que ocupaban antes.

"Estas decisiones están motivadas por el creciente riesgo de nuevas sacudidas procedentes de la crisis de la deuda de la zona euro, junto a la limitada capacidad de absorber pérdidas de las entidades", ha justificado Moody's.

Los bancos austriacos, Raiffeisen Bank International (RBI) y UniCredit Bank Austria (UBA) se han visto degradados en un solo peldaño. En cambio, Erste Group Bank AG (Erste) sufrió una rebaja de dos grados. En el caso de los bancos austriacos, los portavoces de la agencia de calificación explicaron su decisión mediante el argumento de la vulnerabilidad que asumen estas entidades por sus condiciones operativas adversas en la Antigua Unión Soviética y el centro y este de Europa, así como por el creciente riesgo de la crisis en la zona euro.

Andrés Velázquez

[email protected]