El desastre de Fukushima alterará el panorama nuclear alemán y RWE es una de las empresas más afectadas

 

Como ya anunciábamos en Hispanidad, la canciller Merkel tiene planes para ir eliminando la energía nuclear de Alemania y las empresas E.On y RWE son dos de las más afectadas por este cambio en la política energética en el país germano.

La propuesta que hay ahora encima de la mesa es la del cierre de las ocho plantas que actualmente se encuentran en moratoria y suspender la extensión nuclear que se aprobó en octubre del año pasado. Y es que la catástrofe de la central nuclear de Fukushima ha hecho cambiar la política energética y lo nuclear ya no es bien visto. El cierre de las ocho plantes supondría que dos de ellas, Bilbis A y B, pertenecientes a RWE, dejarían de funcionar. Además con el cierre de la central de Krumel, se eliminaría el 43% de la capacidad nuclear de Alemania.

Sin embargo, otra opción es que no se suspenda la extensión nuclear aunque sí que puede reducirse en el tiempo. Eso daría algo más de tiempo a las eléctricas con plantas nucleares, aunque sería el ocaso de una energía que en Alemania tiene visos de ir desapareciendo. RWE tendrá que buscar nuevas vías, ya que en caso de que nada de esto se produjera, las inversiones que van a tener que realizar para mejorar la seguridad de las centrales quizás hagan plantearse a las mismas empresas en cierre de las nucleares y buscar nuevas fuentes.

Andrés Velázquez

[email protected]