Condenado a diez meses de prisión porque estaba tocando la guitarra en un banco. Se acercó su ex: había una orden de alejamiento

 

A primera vista podría tratarse de un chiste, de un chascarrillo, de una mala gracia. Pero el caso acaecido en Cáceres es real.

El extracto de la sentencia es contundente: "La policía encontró a la pareja (Aureliano y Felisa) junto a más personas en el parque mientras él tocaba la guitarra: no se prueba ninguna causa que no le permitiera irse, por lo que hay quebrantamiento de la orden de alejamiento". Y más adelante se puede leer: "El acusado, pese a ser consciente de la prohibición impuesta, permaneció voluntariamente en su compañía (y en la de otras personas) disfrutando de aquella velada musical; concurre el elemento subjetivo del delito puesto en duda por el apelante, por lo que debe mantenerse su condena...".

De este modo se aprecia el uso que la Justicia hace contra los auténticos estafadores y delincuentes de nuestros días. ¿Todavía queda algún ingenuo que se crea eso de la independencia del Poder Judicial? Pueden leer la sentencia pinchando aquí. Sin desperdicio.

Mariano Tomás

[email protected]