Continúan las represalias del grupo terrorista contra los países que apoyan a Estados Unidos

 

Al Qaeda continúa su estrategia de dañar las relaciones que tienen Estados Unidos con sus aliados tras la muerte de Ben Laden. Si justo después de su muerte, Al Qaeda colocó varias bombas en Pakistán  y de esa manera atacaba al Gobierno de un país cercano a Estados Unidos, esta vez el punto de mira ha sido otro de sus aliados: Arabia Saudí.

En una de esas extrañas alianzas que tienen Estados Unidos con dictadores, justo en el país del que procedía Ben Laden, Arabia Saudí es clave para tratar de controlar Oriente y a los países árabes. Por eso Al Qaeda ha atacado en Pakistán un vehículo del consulado de Arabia Saudí, matando a una persona de esa nacionalidad.

En palabras que se han recogido de un portavoz talibán, "hasta que Estados Unidos no deje de perseguir a Al Qaeda y de lanzar ataques con drones (aviones no pilotados), nosotros continuaremos efectuando este tipo de ataques", lo que muestra que el ataque lo que pretende es ir rompiendo las alianzas que Estados Unidos tiene con determinados países musulmanes.

Andrés Velázquez

[email protected]