La paz por la que abogó el Papa en El Líbano, amenazadaEl dichoso vídeo sobre Mahoma -'Inocencia de los musulmanes', realizado en EEUU, considerado blasfemo y denigrante para la figura del profeta fundador del Islam- continúa provocando efectos indeseables. Este martes, Al Qaeda en el Magreb Islámico ha felicitado a los creyentes musulmanes que mataron al embajador de EEUU en Bengasi (Libia), y ha animado a aumentar los ataques contra las legaciones diplomáticas estadounidenses en los países del occidente árabe. En un comunicado colgado en una página web radical, Al Qaeda dice: "Nuestros pechos se hinchan complacidos y animados por el regalo de los musulmanes de Egipto, Libia, Túnez, Yemen y otros países del mundo musulmán".

Y la verdad es que le están haciendo caso. Porque también este martes, al menos doce personas han muerto, entre ellas nueve extranjeras, en el ataque perpetrado por una terrorista suicida contra un autobús de pasajeros en Kabul (Afganistán). El grupo terrorista Hezb-e-Islami ya ha reivindicado el ataque como represalia por la película. Y también hoy, casi medio millar de musulmanes se han manifestado ante la embajada de Estados Unidos en Bangkok (Tailandia) para protestar contra el vídeo.

Y lo mejor es repetir las palabras del Papa Benedicto XVI en su reciente viaje a El Líbano recogido por Zenit: "El mundo árabe y el mundo entero habrán visto, en estos momentos de turbación, a los cristianos y a los musulmanes reunidos para celebrar la paz". Y defendió la libertad y la tolerancia: "El sentido de mi viaje es invitar al diálogo, invitar a la paz, oponernos a la violencia, buscar juntos la solución a los problemas". 

¿Serán capaces los yihadistas de entenderlo?

José Ángel Gutiérrez

[email protected]