No descarta que el actual presidente de la Xunta, y candidato popular a la reelección, Alberto Núñez Feijoo, pudiera ser su sucesor

Esperanza Aguirre ya no es la presidenta de la Comunidad de Madrid, pero conserva su cargo de presidenta en el PP madrileño. Por ello sus opiniones pueden ser calificadas de cualquier cosa menos de inocentes… En el caso que nos ocupa son letales. Aguirre, en una rueda de prensa convocada en Vigo con motivo del mitin de apoyo a Feijoo, ha dicho que no descarta que el actual jefe del Ejecutivo gallego pudiera ser el sucesor de Rajoy.

Si bien es cierto que añadió la coletilla de "como muchos otros" y ha confiado, piadosa ella, en que Rajoy siga como presidente  por muchos años, podía haberse salido por la tangente ante las preguntas de los periodistas y evitar la polémica con algo así como "lo que nos ocupa ahora es que Feijoo vuelva a ser el presidente del Ejecutivo", sin ir más lejos. Lo lógico hubiera sido pronunciar una frase políticamente correcta, pero pedirle algo así a la política con mayor carisma del PP, alguien que habla en plata y no oculta jamás sus opiniones por crueles o impactantes que resulten, es como pedir peras al olmo. Ella es tan clara y rotunda como la frase: "Ahora que me voy del convento…".

Sara Olivo
[email protected]